Salud

¿Debo preocuparme por un pólipo cervical durante el embarazo?

El pólipo del canal cervical es una consecuencia de una forma redonda u ovalada que se produce en la luz del cuello uterino. La educación crece a partir del tejido epitelial y ocurre en el 5% de todas las mujeres en edad reproductiva. A menudo se detecta un pólipo durante el embarazo. La proliferación de tejido cervical no es particularmente peligrosa para el feto, pero puede sangrar, y esto causa ansiedades y dudas comprensibles. En los últimos años, se ha observado un crecimiento de pólipos en el canal cervical, que se asocia con un aumento en el número de trastornos endocrinos y enfermedades inflamatorias de los órganos reproductivos femeninos.

Pólipos deciduos

Una forma especial de la enfermedad que se presenta solo durante la gestación. El pólipo se forma a partir de la membrana decidual, la parte del endometrio que proporciona nutrición y protección al feto durante 40 semanas. El tejido mucoso del útero se expande para crear condiciones favorables para el desarrollo del bebé. Sucede que el tejido decidual se forma en exceso, y parte de él se extiende más allá del útero, colgando hacia abajo en la luz del canal cervical. En el examen, esta formación se ve como un pólipo, un crecimiento de hongo en el pedículo.

Muchos factores están involucrados en el desarrollo del pólipo decidual, pero esto se debe principalmente a las alteraciones hormonales durante el embarazo. Se cree que la proliferación excesiva de tejidos provoca abortos y abortos previos con legrado del útero, pero esta teoría no se ha confirmado. Las causas exactas del desarrollo de la patología son desconocidas.

El pólipo decidual no es peligroso para el feto y la mujer. Existe durante todo el embarazo y entra de manera segura en el parto con la placenta. Tal pólipo no es ozlokachestvlyaetsya y rara vez se infecta con la activación de la flora patógena condicional del tracto genital. No requiere tratamiento.

Otros pólipos

Durante el embarazo, no solo hay deciduales, sino también otros tipos de formaciones en el cuello uterino. Estos son pólipos que aparecen predominantemente antes de la concepción de un niño, aunque es posible que se desarrolle la enfermedad en cualquier momento durante la gestación. Según la estructura histológica, dichos pólipos se dividen en varios grupos:

  • Ferroso - Está compuesto exclusivamente por células de la capa mucosa y contiene en su estructura la glándula. Esta formación es pequeña, rara vez alcanza los 2 cm de longitud. El riesgo de malignidad es mínimo. Después de la eliminación casi nunca vuelve a ocurrir en el mismo lugar.
  • Fibroso glandular - Está formado por tejido conjuntivo y células mucosas. Crece hasta 2-3 cm, raramente maligno. Después de la eliminación puede recurrir.
  • Fibroso - Un pólipo principalmente del tejido conectivo. Alcanza las tallas grandes. Ocurre a una edad cercana a la menopausia natural, por lo tanto, rara vez se detecta durante el embarazo. Puede renacer en un tumor maligno. A menudo se repite después de la eliminación.
  • Adenomatoso - Crece fuera del epitelio mucoso, pero en su estructura contiene células atípicas. Se detecta principalmente en la edad reproductiva tardía y más cerca de la menopausia. Se considera una condición precancerosa, a menudo se repite.

El tipo histológico de un pólipo se establece después de su extirpación o una biopsia dirigida. Antes de realizar un estudio instrumental, es bastante difícil determinar el tipo de educación.

Por ubicación, todos los pólipos se dividen en dos tipos:

  • Pólipo del canal cervical, que se produce en el endocervix y no está asociado con la cavidad uterina.
  • Pólipo endometrial que llega al canal cervical y más allá.

Cuando se ve en los espejos, es difícil distinguir una opción de otra, por lo que el médico solo hablará sobre un pólipo del canal cervical. Descubre la localización de la educación después de la histeroscopia.

Causas de desarrollo de pólipos cervicales.

Se desconocen las causas exactas de la aparición de pólipos. Hay varios factores de riesgo:

  • Trastornos hormonales. El mal funcionamiento del hipotálamo, la pituitaria, los ovarios y las glándulas suprarrenales puede provocar un crecimiento excesivo de las membranas mucosas y la aparición de pólipos. La hiperestrogenemia desempeña un papel importante, una condición en la cual hay un aumento en el nivel de estrógeno en el contexto de la deficiencia relativa de progesterona. En futuras madres, los desequilibrios hormonales pueden causar un aborto espontáneo, por lo que en algunos casos un pólipo debe considerarse como un factor de riesgo para el aborto.
  • Lesiones del canal cervical - Consecuencias del aborto, parto difícil, diagnóstico instrumental e intervenciones terapéuticas. La mucosa dañada crece durante la regeneración, lo que conduce a la aparición de un pólipo.
  • Enfermedades inflamatorias crónicas del cuello uterino.. La cervicitis recurrente lleva al hecho de que la capa mucosa del órgano está dañada, los conductos de las glándulas se bloquean, la proliferación de tejidos y la aparición de pólipos. En el contexto de la inflamación crónica, los pólipos se pueden combinar con los quistes del cuello uterino.
  • Trastornos inmunologicos. Estrés constante o fuertes golpes, trabajo físico intenso: todo esto conduce a una disminución de la inmunidad, la activación de procesos infecciosos, el desarrollo de pólipos y otras comorbilidades.
  • Predisposición genética. Se advierte que la tendencia a la aparición de pólipos se hereda.

Los pólipos que crecen desde el útero a menudo se combinan con el proceso hiperplásico endometrial y requieren una atención especial del médico.

Síntomas de la enfermedad

Durante mucho tiempo, los pólipos del canal cervical no molestan a la mujer. A menudo, estas estructuras se detectan por casualidad durante un examen de rutina por un ginecólogo. Si ocurren condiciones adversas, ocurren los siguientes síntomas:

  • La hemorragia por contacto y la hemorragia del tracto genital. Ocurren después de la intimidad, duchas vaginales, ecografía transvaginal o examen ginecológico.
  • Abundante flujo vaginal claro sin olor peculiar.
  • Los dolores de tracción en la parte baja del abdomen se observan con pólipos grandes.
  • La incomodidad durante las relaciones sexuales o al caminar ocurre con un crecimiento significativo del hogar.

La hemorragia por contacto es el síntoma principal de un pólipo cervical. Durante el embarazo, los episodios de sangrado se pueden repetir con bastante frecuencia. La membrana mucosa del tracto genital durante la gestación está bien provista de sangre y se vuelve muy vulnerable. Las descargas pueden ser de intensidad variable, desde manchas de manchas en la ropa hasta sangrado obvio, lo que requiere el uso de almohadillas absorbentes. Con tales síntomas, la futura madre es hospitalizada en un hospital con sospecha de aborto espontáneo o desprendimiento de la placenta (en períodos posteriores). Otras tácticas dependerán de los resultados de la encuesta.

Esquema diagnóstico: cómo reconocer un pólipo cervical.

Los siguientes métodos ayudan a diagnosticar:

  • Examen ginecologico. En los espejos, un pólipo del cuello uterino se ve como una protuberancia redondeada o en forma de hongo que sobresale de la luz del canal cervical. La intensidad del color varía de rosa pálido a rojo brillante. En esta etapa, es imposible calcular de dónde proviene el pólipo ya qué especie pertenece, pero solo se puede establecer un diagnóstico preliminar.
  • Examen citologico - Evaluación de la composición celular del pólipo. Le permite distinguir entre tumores benignos y malignos.
  • Colposcopia - Examen del cuello uterino bajo gran aumento. Durante el estudio, el pólipo decidual se puede distinguir de otra patología. Se realiza en cualquier etapa del embarazo, no requiere anestesia y no representa un peligro para el feto.
  • Biopsia - Muestreo de material para examen histológico. En mujeres embarazadas, se realiza con precaución y solo de acuerdo con indicaciones estrictas (sangrado frecuente, sospecha de malignidad).
  • Ultrasonido del útero.. Le permite identificar pólipos endometriales por el engrosamiento característico del eco-M. Lo mejor de todo es que la ecografía muestra formaciones fibrosas, mientras que las glandulares no siempre se visualizan. En los periodos posteriores, el estudio no es informativo.

Fuera del embarazo, se puede requerir una histeroscopia para evaluar el tamaño y la localización de un pólipo: examen endoscópico de la cavidad uterina con examen de la membrana mucosa bajo aumento.

Consecuencias para el feto.

El pólipo no complicado del canal cervical no es peligroso para el curso del embarazo, especialmente cuando se trata del crecimiento de tejido decidual. Dicha educación existe hasta el nacimiento y, por lo general, acompaña con seguridad a la placenta.

El pólipo, acompañado de un sangrado frecuente, interrumpe el ritmo normal de vida de la futura madre. Hospitalizaciones y exámenes, ansiedad por el bebé: todo esto sumerge a una mujer en un estado de estrés crónico. E incluso la creencia de que el pólipo en sí no es peligroso no siempre ayuda a enfrentar los temores legítimos. En tal situación, la única manera de resolver el problema es extirpar el pólipo.

El pólipo infectado, que apareció en el fondo de la cervicitis crónica, amenaza con la infección intrauterina del feto. El riesgo es pequeño, pero la futura madre no debe ignorar los síntomas de la inflamación y posponer una visita al médico. Cuando la infección muestra un tratamiento antiinflamatorio local basado en la duración del embarazo o la extirpación del pólipo.

Un pólipo con sospecha de malignidad es un problema grave, y las tácticas expectantes no se justifican aquí. Después de la biopsia, la cuestión de la cirugía. Tal complicación puede ser una indicación para el aborto.
Los nacimientos con pólipos del canal cervical se realizan a través del canal natural de parto, si la educación no bloquea la salida de la pelvis. De lo contrario, se requiere la eliminación previa de la formación. Para pólipos grandes, se realiza cesárea.

Tácticas de tratamiento para un pólipo del canal cervical.

Fuera del embarazo, se deben extirpar todos los pólipos que se encuentran en el lumen del cuello uterino. Se hace una excepción para formaciones de tamaño pequeño - hasta 5 mm. Si el pólipo no molesta y no interfiere con la concepción del niño, no puede tocarlo. El crecimiento de la educación, la aparición de sangrado o infertilidad es una causa de polipectomía.

Métodos de eliminación de pólipos:

  • Polipectomía tradicional con conchotome.
  • Polipectomía con láser: la operación se realiza con un láser de alta precisión.
  • Escisión del asa: escisión de un pólipo junto con tejido cervical con un asa delgada.
  • La extirpación cónica del cuello uterino (conización) se lleva a cabo con pólipos grandes, así como una posible degeneración maligna de la educación.

El pólipo extirpado se envía al laboratorio para su examen histológico. La cama de la educación se cauteriza con un láser, ondas de radio u otro método disponible.

Una táctica expectante está indicada durante el embarazo. Si el pólipo no está ensangrentado y no molesta, no se toca. La eliminación de la educación por cualquier método, incluso el más delicado, puede provocar un aborto espontáneo o un parto prematuro. La mayoría de los pólipos cervicales en trabajo de parto salen por sí solos. Si queda un pólipo, la extirpación está indicada después del nacimiento.

Indicaciones para la polipectomía durante el embarazo:

  • Hemorragia frecuente en el fondo de un pólipo.
  • Sospecha de malignidad.
  • Infección del pólipo.
  • La imposibilidad de dar a luz a través del canal de parto.

La polipectomía se puede realizar en cualquier edad gestacional, pero generalmente se realiza después de 16 semanas. El procedimiento se realiza bajo anestesia local. Después de extirpar el pólipo, el cuello uterino sangrará durante 1-2 semanas. Esta es una condición normal que no requiere tratamiento especial.

La curación completa de la mucosa cervical ocurre en 4-6 semanas. Durante este periodo se recomienda:

  1. Rechazar la intimidad para completar la curación de una herida postoperatoria.
  2. Observar la higiene personal.
  3. No tome un baño, se limita a una ducha diaria.
  4. No levante pesas, evite el esfuerzo físico.
  5. No duchas

Según las indicaciones, después de la extirpación del pólipo, se lleva a cabo una terapia de preservación. Se recetan antiespasmódicos y tocolíticos, preparaciones de magnesio y otros medicamentos, teniendo en cuenta la duración del embarazo. Con la amenaza de aborto involuntario o nacimiento prematuro, la hospitalización se lleva a cabo.

El pólipo del canal cervical es una condición que puede interrumpir significativamente el curso del embarazo y el parto. Al identificar la patología, es necesario someterse a un examen completo por parte de un médico para asegurarse de que la educación no representa un peligro para el feto. Si el pólipo se conserva después del parto, es imperativo deshacerse de él en un futuro próximo.

Causas

Los pólipos en el cuello uterino en mujeres embarazadas ocurren como resultado de la reestructuración total del cuerpo después de concebir un hijo. La probabilidad de formación de un tumor benigno en el cuello uterino depende de la presencia de factores provocadores, que incluyen:

  • Causas del pólipo cervical
  • ¿Puedo quedar embarazada con un pólipo en el útero?
  • casos de cirugía en la cavidad uterina,
  • desequilibrios hormonales que ocurrieron antes del embarazo o después de concebir un hijo,
  • La presencia de inflamación crónica en los órganos reproductivos.
  • debilidad del sistema inmunológico
  • historia del aborto
  • aumento de la concentración de estrógeno
  • La presencia de enfermedades de transmisión sexual no tratadas.

En la mayoría de los casos, el desarrollo del crecimiento en el canal cervical se debe al hecho de que durante el embarazo, debido a la interrupción hormonal, el nivel de estrógeno excede significativamente la concentración de la hormona progesterona.

Un pólipo en el cuello uterino durante el embarazo se manifiesta por los siguientes síntomas:

  • sangrado menor y frecuente,
  • Sangre durante y después de la intimidad.
  • dolor en la parte inferior del abdomen, que tiene la naturaleza dolorosa de intensidad moderada, con crecimientos de gran diámetro,
  • Secreción vaginal, sin color ni olor, bastante abundante.
  • malestar durante el coito, ecografía transvaginal, examen ginecológico de una mujer embarazada.

La aparición de estos signos es el motivo de la apelación inmediata para obtener ayuda médica y un diagnóstico preciso.

Variedades

Un pólipo cervical que ocurre durante el embarazo o antes de concebir un hijo puede ser de los siguientes tipos:

  • ferroso - la formación de una formación benigna se produce en la capa mucosa, tales pólipos son pequeños, no representan ninguna amenaza para la salud de la madre y su feto,
  • tipo fibroso - se forma un tumor en el tejido conectivo, que puede alcanzar un gran diámetro, la especie más rara,
  • fibroso glandular - surge simultáneamente del tejido conjuntivo y las estructuras mucosas, el tamaño promedio no excede los 3 cm, la probabilidad de degeneración en una neoplasia maligna es mínima,
  • tipo adenomatoso - el más peligroso, ya que más a menudo que otros tipos de patología renace en un tumor maligno, formado en las membranas mucosas del epitelio.

La necesidad de tratamiento durante el embarazo depende del tipo de educación patológica y la etapa de su desarrollo.

Haciendo un diagnostico

La detección de un pólipo del canal cervical se realiza durante un examen ginecológico de una mujer. Para determinar su tipo, etapa de desarrollo y tamaño, se asignan métodos adicionales de diagnóstico instrumental:

  • colposcopia
  • cistología
  • biopsia
  • Ecografía del útero y órganos pélvicos.

Para obtener una imagen detallada de la salud de la mujer e identificar las posibles causas de formación de patologías en el canal cervical, se realiza un análisis de sangre general y detallado, y se requiere sangre para determinar el nivel de hormonas de estrógeno y progesterona.

La terapia en mujeres embarazadas se complica por el hecho de que la mayoría de los medicamentos están prohibidos de usar, la intervención quirúrgica no es deseable porque conlleva el riesgo de lesiones a los órganos del sistema reproductivo, lo que tendrá un impacto extremadamente negativo en la salud de la madre y el niño.

El útero del cuello uterino durante el embarazo no se trata, si no hay sangrado frecuente, no hay un cuadro sintomático que pueda molestar a una mujer. En la mayoría de los casos, un pólipo que no molesta a una mujer durante el embarazo, sale con la placenta después del parto.

Indicaciones para el tratamiento: la manifestación de signos intensos de la enfermedad, la dinámica activa del crecimiento de la educación patológica.

Intervencion quirurgica

La eliminación de pólipos es una medida fundamental, que se recurre en los siguientes casos:

  • sangrado frecuente y bastante abundante,
  • alto riesgo de infección,
  • gran tamaño de la educación, lo que conduce a la incapacidad de dar a luz de forma natural.

La única forma de eliminar una formación patológica con riesgos mínimos para una mujer embarazada es polipectomia. La operación puede realizarse en cualquier momento, pero se da preferencia a la segunda mitad del embarazo, a partir de las 16-18 semanas. Dependiendo del tamaño de la neoplasia, sus estructuras blandas se evaporan usando un láser, o el método de cauterio se usa con nitrógeno líquido.

Después de la operación, la mujer tendrá sangrado durante varias semanas y dolor en la parte inferior del abdomen, que es un indicador de la norma.Si el pólipo es grande, y después de su extirpación quirúrgica existe la posibilidad de diversas complicaciones, la mujer se coloca en un hospital bajo la supervisión constante de los médicos.

Después de la eliminación del crecimiento, la mujer recibe terapia médica de apoyo, que incluye el uso de analgésicos y antiespasmódicos.

Probable amenaza para el feto

En su mayor parte, la formación de poliposis en el canal cervical durante el embarazo no causa a la mujer inconvenientes especiales y no afecta el desarrollo normal del niño, pero esto se aplica solo a aquellos casos en los que no hay complicaciones. Si la presencia de una neoplasia benigna en el cuello uterino se acompaña de sangrado frecuente y dolor en el abdomen, la mujer se acuesta a "salvar" en el hospital.

En presencia de enfermedades concomitantes de los órganos del sistema reproductor, existe el riesgo de que se produzca una infección que pueda afectar las estructuras blandas del pólipo. En este caso, existe el riesgo de que la infección atraviese la placenta y llegue al feto. Esta probabilidad es pequeña, pero no excluida. Si hay un riesgo de infección, la formación se elimina inmediatamente.

Probabilidad de concepción

Muchas mujeres están interesadas en saber si el embarazo es posible en presencia de un pólipo del canal cervical. Los médicos responden que todo depende del tamaño de la educación. Con un pequeño pólipo, no suelen surgir dificultades con la concepción. Pero en el futuro existe un riesgo de infección, por lo que si se detecta antes del embarazo, debe someterse a un tratamiento adecuado o recurrir a una intervención quirúrgica.

¿Puedo quedar embarazada con una neoplasia grande del canal cervical? Si una neoplasia alcanza los 5 cm o más, interfiere con la concepción, ya que los espermatozoides no pueden penetrar en la célula del óvulo, por lo tanto, es necesario eliminarlo.

Aunque un pequeño pólipo cervical durante el embarazo no representa una amenaza para una mujer embarazada o para el feto, puede desencadenar una serie de complicaciones en presencia de enfermedades concomitantes de los órganos reproductivos. Por lo tanto, antes de concebir un hijo, se recomienda someterse a un examen médico completo. Con el crecimiento constante de la educación benigna, existe una amenaza de nacimiento prematuro.

Metodos de diagnostico

Un pólipo cervical se diagnostica durante un examen ginecológico estándar o durante una ecografía. Para confirmar el diagnóstico, colposcopia, legrado, biopsia, el médico puede referirse a la conización del cuello uterino.

En la silla, el ginecólogo puede ver los crecimientos localizados en el lumen del canal, que sobresalen a través del cuello uterino.

El médico diagnostica la induración, aumenta el cuello uterino.

Los sellos patológicos pueden ocurrir alrededor del perímetro del cuello uterino, pero con mayor frecuencia ocurren en el área entre la bola epitelial y el sistema externo. Con la naturaleza masiva de los tumores, los médicos diagnostican una poliposis extensa.

Los pólipos pequeños tienen un color rosado, son feos o redondos. Los pólipos de un tipo más denso tienen un tono blanco. Cuando se interrumpe el flujo de sangre en los capilares, las áreas tumorales se vuelven de color púrpura.

Gracias a la colposcopia, el médico determina a tiempo que han aparecido pólipos pequeños que aún no son visibles en los espejos. El colposcopio ayuda a determinar la estructura del cuello uterino, a identificar signos de necrosis y otras anomalías.

La histeroscopia se realiza si la pierna de formación está cerca de la cavidad uterina. Durante el procedimiento, el endoscopio se inserta en el canal cervical. El dispositivo está equipado con una cámara, un cuchillo. Durante la sesión, el médico evalúa visualmente el estado de la anomalía y, si es necesario, la elimina.

Durante el embarazo, una mujer puede desarrollar pólipos de cualquier tipo. Es importante establecer su naturaleza. Para ello, el especialista dirige para el análisis histológico.

Si hay una sospecha de malignidad, realice una biopsia, examine el biomaterial.

La presencia de sitios tumorales en el endocervix no siempre indica que una mujer embarazada tenga holipers. A veces es pseudo-pólipo: la mucosa ha crecido, pero en esta área no hay vasos sanguíneos. Tal anomalía surge debido a una oleada hormonal, es importante diagnosticarla, para no eliminarla o preocuparse por ella. Después del parto, el pseudo-pólipo pasará por sí solo.

A veces, los pólipos de localización cervical inciden en el fondo de los quistes ováricos, la poliposis endometrial, los fibromas, la colpitis, las infecciones genitales. En la poliposis recurrente, vale la pena comprobar si una mujer tiene clamidia, herpes, tricomoniasis, candidiasis.

Características del tratamiento

En el embarazo, un pólipo se extirpa solo si existe un riesgo de interrupción, sospecha de una transformación rápida de un crecimiento benigno a uno maligno. En otros casos, elija tácticas de espera.

La eliminación del área tumoral del pólipo se lleva a cabo mediante el método de desenroscado, luego se cauteriza la zona donde se localizó el área patógena. Esto es necesario para prevenir recaídas.

El tratamiento a realizar depende de los tipos de pólipos:

  1. Ferroso - el más seguro. Se encuentra en el fondo del fallo hormonal, tiene una estructura glandular suelta. Muestra terapia conservadora, no es necesario borrarla.

  2. Fibroso - denso, tiene una estructura fibrosa. Se diagnostica en ultrasonido y se recomienda su extracción. Esta anomalía preocupa a los pacientes con problemas hormonales durante la menopausia. Existe el riesgo de un tumor maligno. Por lo tanto, después del tratamiento quirúrgico, se prescribe terapia con medicamentos hormonales.
  3. Glandular fibroso - el más común. El nido está formado por células glandulares y de tejido conjuntivo. Se recomienda el consumo.
  4. Adenomatoso - desfavorable. A menudo ocurre en condiciones precancerosas. La educación de este tipo debe eliminarse lo antes posible y luego ser observada sistemáticamente por un médico especializado en oncología.

Con la lesión constante del pólipo decidual, cuando crece vigorosamente, existe una amenaza de insuficiencia cervical, el tratamiento quirúrgico está indicado. Si la formación está infectada y esto conduce a un proceso inflamatorio en áreas adyacentes, vale la pena extirparlo. El mismo método de eliminación: si sangra después de un examen en una silla con el médico o después de una intimidad íntima.

Si es necesario, retire la neoplasia tan pronto como sea posible, primero pueden aplicar el medicamento localmente y luego aplicar uno de los métodos de extracción quirúrgica.

  1. Raspado El médico retira la capa superior del tejido endometrial y elimina el crecimiento. En el embarazo, el método se muestra solo si el centro de la poliposis es grande. La biopsia se envía para examen histológico.
  2. Histeroscopia de destino. El método es suave. Pata polypous desenroscada de la bola mucosa. La mujer casi no siente dolor, el método no se aplica a lo traumático.

  3. Acarreo El método se elige si el pólipo se localiza cerca del os externo, se puede ver fácilmente en la silla ginecológica. La sutura de catgut se aplica a la pierna, los tejidos mueren.
  4. Crioestructura El nitrógeno líquido se utiliza para este método. Área anormal quemada. El procedimiento no causa dolor. Tarda 2-5 minutos.
  5. Cauterio electrico. El método se elige cuando otros son reconocidos como inefectivos.

¿Qué es la enfermedad peligrosa?

Entre todas las lesiones benignas, los pólipos ocupan una cuarta parte de todos los casos. Sin embargo, esto no es una enfermedad, sino una señal de que no todo está en orden en el cuerpo. Por lo tanto, si no se trata, existe el riesgo de que una mujer tenga un desequilibrio en el fondo hormonal, las patologías endocrinológicas se convertirán en formas crónicas. Por lo tanto, es importante tan pronto como sea posible, incluso si solo observa una secreción blanquecina inusual, consulte a un médico para evitar complicaciones.

El pólipo puede complicar el curso del embarazo y provocar una amenaza de aborto involuntario, ya que irrita el cuello uterino. Si el pólipo se lesiona durante el proceso de nacimiento, se corre el riesgo de que se vuelva maligno.

Con el crecimiento decidual, se considera que no hay amenaza de aborto espontáneo. El estado general de salud de la embarazada es normal si el tamaño de la neoplasia no aumenta. En casos raros, después del nacimiento, se produce una regresión del sitio.

Si una mujer tiene pseudopolio, entonces no afecta el funcionamiento del cuello, no perjudica la salud de la madre, no complica el parto. La mujer ni siquiera siente incomodidad, excepto por la secreción: abundante, que se parece a un moco espeso. En la descarga, el paciente puede notar rayas blanquecinas con un tinte marrón. Luego, existe el temor de que esto pueda ser perjudicial para el feto; una mujer debe consultar a un médico que esté atendiendo el embarazo.

Complicaciones probables, si no se eliminan los crecimientos:

  • sangrado
  • degeneración en una forma maligna,
  • exacerbación de las ITS
  • parto prematuro
  • insuficiencia cervical,
  • Inflamación del endometrio, tejido vaginal.

Posibles efectos adversos tras la extirpación de tejidos patológicos:

  • recaídas - si la pierna no está completamente quemada,
  • quemaduras térmicas
  • obstrucción del canal cervical,
  • infertilidad secundaria
  • Cicatrices en el cuello uterino.

La neoplasia a medida que crece puede interferir con la nueva concepción, ya que el crecimiento puede cerrar el paso hacia el útero e impedir la penetración de los espermatozoides. Para que ocurra un embarazo posterior, es importante eliminar la anomalía. Pero no debemos olvidar que durante un nuevo embarazo debido a un aumento hormonal, es posible una recaída. Por lo tanto, la futura madre siempre debe acudir a la clínica prenatal.

El valor del canal cervical.

El canal cervical es una parte importante del cuello uterino porque combina la vagina con la cavidad uterina. Tiene una forma cilíndrica o cónica, y en su centro está el mismo orificio de conexión. Parámetros estándar del canal cervical 3-4 cm de largo y 7-8 mm de ancho. En el proceso del parto, este órgano de diámetro es capaz de expandirse hasta 10 mm.

La forma del canal cervical no es estática y durante la vida de una mujer bajo la influencia de la edad, la presencia o ausencia de parto, el aborto y las alteraciones hormonales pueden cambiar.

Además de su función conectiva, el canal cervical proporciona una protección confiable del útero contra la penetración de diversos microorganismos patógenos y la aparición de infecciones.

Para hacer esto, las glándulas especiales del cuerpo emiten en grandes cantidades un secreto especial que forma una especie de tapón de moco que cierra la apertura del canal. Una propiedad tan importante del cuerpo permite, sin el riesgo de complicaciones, soportar el embarazo y dar a luz a un bebé sano. Además, este canal durante la ovulación le da luz verde al esperma para que entre en el útero.

Pólipos, como la patología cervical.

Entre las enfermedades conocidas de los órganos pélvicos, la poliposis del canal cervical representa el mayor porcentaje de todos los casos. Según las estadísticas, la edad promedio de una mujer propensa al desarrollo de esta patología, 40-50 años de edad. Al mismo tiempo en su historia debe estar presente el nacimiento repetido. Para la edad reproductiva, la ocurrencia de tales formaciones es solo del 4%.

Los pólipos son tumores benignos y no representan un riesgo para la vida. Pero a veces son propensos al renacimiento. Los bultos se forman a partir de los tejidos de la membrana mucosa del canal cervical y son cilíndricos y de capas planas en su estructura. A las paredes del cuerpo se unen con unas piernas delgadas o gruesas. Los pólipos se localizan en diferentes partes del canal cervical, pero con mayor frecuencia en el área de la faringe externa.

Los crecimientos de pólipos están equipados con sus propios vasos sanguíneos, cuyo número afecta el color del tumor, desde rosa pálido a púrpura o púrpura. Además, el tumor puede desarrollarse como formaciones individuales y en forma de agrupaciones de múltiples pólipos. Dependiendo de la cantidad de tejido fibroso que contienen, los pólipos del canal cervical son duros y de textura suave. La mayoría de estos crecimientos son pequeños, solo 2 mm, pero a veces su tamaño puede alcanzar los 40 mm.

Factores de desarrollo de pólipos.

Hoy en día, se desconocen las verdaderas causas de la formación de pólipos en el canal cervical.. Se cree que los principales factores para el desarrollo del tumor son los desequilibrios hormonales y el daño infeccioso de los órganos. Pero, según investigaciones médicas recientes, estas razones no son las únicas en la formación de crecimientos.

Otros factores que desencadenan el crecimiento de pólipos incluyen:

  • Lesión mecánica del canal y del cuello uterino,
  • Inflamación crónica de los órganos genitales,
  • Violaciones de la inmunidad general y local,
  • Cambios en el cuerpo relacionados con la edad,

También se ha observado la asociación de poliposis con enfermedades de transmisión sexual: papilomavirus, clamidia, herpes genital, gonorrea, tricomoniasis y otros. Recientemente también ha habido casos de formación de crecimientos de etología poco clara.

Complejo de síntomas

Los patrones de flujo ocultos para los pólipos del canal cervical no son infrecuentes. En general, no causan molestias y solo son detectadas durante el próximo examen oncológico por un ginecólogo. Las manifestaciones clínicas de los pólipos generalmente se asocian con cambios secundarios en los tumores. En este caso, se pueden observar los siguientes síntomas:

  • Flujo vaginal, a veces con sangre, a veces, especialmente después de una relación sexual o un examen ginecológico.
  • Menstruación intermedia sangrado,
  • Tirar, calambres o dolor en la región lumbar

Una vez que haya encontrado al menos uno de estos síntomas, una mujer debe visitar a un ginecólogo de inmediato y someterse a un examen exhaustivo. El tratamiento dependerá de la naturaleza de las formaciones patológicas, su tamaño y la dinámica de desarrollo.

Complicaciones

  • La posibilidad de recaída con la eliminación inadecuada de los crecimientos.
  • Dificultades en la concepción y esterilidad.
  • Abundante secreción mucosa y sanguinolenta.
  • Renacimiento de un tumor benigno en uno maligno.

Pólipos y embarazo

Sucede que los pólipos del canal cervical ya se detectan durante el embarazo. Como tal, la acumulación no representa un peligro para el feto, sin embargo, puede afectar directamente el bienestar del parto y el nacimiento de un bebé sano. Por lo tanto, a lo largo del embarazo, la mujer está bajo supervisión médica cercana, observando un régimen especial. Si es absolutamente necesario, el pólipo se puede extirpar, pero solo en las primeras etapas.

Razones principales

Pólipo en el cuello uterino durante el embarazo: un fenómeno raro. Si se diagnostica tal patología, la concepción se complica y aumenta el riesgo de aborto espontáneo. Aunque la poliposis es una de las enfermedades ginecológicas más comunes, aún se desconocen las causas exactas de su aparición.

Se cree que la formación de pólipos puede ser desencadenada por factores tales como:

  • inflamación crónica en el cuello uterino o en la cavidad del órgano,
  • un historial de infecciones de transmisión sexual
  • Patologías en las que crece el endometrio.
  • trastornos hormonales
  • raspado anterior,
  • proliferación patológica de los vasos sanguíneos,
  • enfermedades autoinmunes
  • trastornos endocrinos
  • predisposición genética.

Las cicatrices en el canal cervical pueden ser causadas por otras razones. La medicación no controlada, el sobrepeso y los trastornos metabólicos contribuyen al desarrollo de la patología. Una neoplasia puede aparecer debido a un embarazo fallido que termina en un aborto espontáneo o descoloramiento.

El uso prolongado del DIU cambia la estructura normal del tejido endometrial. El inicio del embarazo puede complicarse por la formación de pólipos.

Síntomas de la enfermedad

A menudo la poliposis es asintomática. Mientras el tumor sea pequeño, puede no causar molestias. Si el embarazo ya ha comenzado, la mujer debe saber cómo se manifiesta esta patología.

Con mayor frecuencia, la educación en el área del canal cervical dificulta la concepción normal. Esto se debe en parte a la incapacidad de los espermatozoides para penetrar en el tracto genital, y en el contexto de los cambios hormonales, la ovulación puede no ocurrir en absoluto.

Hay violaciones frecuentes del ciclo menstrual, los días críticos ocurren en diferentes intervalos. Incluso los intentos de fertilización in vitro no tienen éxito.

Sin embargo, si el embarazo ha ocurrido, los siguientes signos clínicos pueden indicar la formación de un pólipo:

  • en la parte inferior del abdomen dolor de cólicos o dolores,
  • resaltar el color marrón del canal cervical,
  • blancos con un olor característico,
  • sangrado menor después del ejercicio,
  • Aparición de mucosidad sanguinolenta después de visitar a un ginecólogo.

Pólipo en la zona cervical en sangre preñada rara vez. Pero si es grande, aumenta el riesgo de lesiones y pueden aparecer secreciones rojizas o parduzcas.

La quemadura ocurre solo cuando hay una infección en el cuerpo de la mujer además de la poliposis. Esto es especialmente peligroso durante el embarazo, ya que los patógenos pueden afectar negativamente el desarrollo del feto y su nutrición.

Pólipo de sangre durante el embarazo.

La presencia de pólipos generalmente interfiere con la concepción del niño y el éxito del embarazo. Когда новообразование большого размера, оно чаще повреждается, вызывая кровотечения.

La ubicación del pólipo en el canal cervical requiere un control constante por parte del médico. Durante el coito, la formación se lesiona, causando dolor y sangrado.

La amenaza para el feto se conserva debido al riesgo de infección. Si la superficie delgada de la neoplasia está dañada, una infección puede penetrar a través de esta abertura. Existe la posibilidad de que no solo la madre sufra, sino también el niño.

Algunas lesiones bacterianas conducen a un aborto espontáneo y trastornos congénitos del desarrollo del feto.

La gran pérdida de sangre afecta el bienestar de las mujeres. La falta de nutrientes en su cuerpo afecta al bebé. Por lo tanto, si hay sangrado, debe llamar a una ambulancia con urgencia.

Diagnóstico de la enfermedad

La poliposis solo se puede detectar después de visitar a un médico. El diagnóstico de la decidosis incluye los siguientes procedimientos:

  • examen del cuello uterino en la silla ginecológica utilizando espejos vaginales,
  • citología
  • colposcopia durante el embarazo
  • biopsia
  • Ultrasonido

El examen del canal cervical durante el embarazo para identificar un pólipo le permite ver un tumor que sobresale. En esta etapa es imposible establecer el tipo de crecimiento, se requiere un examen adicional.

En apariencia, el saliente es rosáceo, morado o pardo. La encuesta le permite hacer un diagnóstico preliminar.

El examen citológico de las enfermedades del útero le permite determinar qué tipo de crecimiento se ha formado. El análisis de laboratorio mostrará lo que es: un pólipo benigno o una neoplasia maligna.

Si es necesario, después del examen ginecológico, el médico realizará una colposcopia. Este es un procedimiento que no requiere anestesia. No es peligroso para el niño e indoloro para las mujeres. Durante el estudio, puede ver la formación y todo el cuello uterino con un aumento múltiple.

La biopsia en mujeres embarazadas se realiza solo si hay evidencia seria. La base de este procedimiento es el sangrado frecuente o la fuerte sospecha de un cáncer.

Realizar una ecografía para identificar la formación de neoplasias cervicales no siempre es razonable. Los pólipos solo se pueden ver en el embarazo temprano. No todos los tipos de crecimientos se visualizan durante este examen.

Apertura del canal cervical.

La formación de pólipos en el cuello uterino durante el embarazo puede llevar a problemas graves. Buffles provocan la apertura del canal antes de lo previsto. Esto lleva al parto prematuro, aborto involuntario y aborto prematuro.

El área cervical protege al feto en desarrollo del medio ambiente. El cuello normalmente está cerrado, el canal es delgado y está fuertemente bloqueado por un tapón de moco. A medida que el feto crece y su masa aumenta, la presión en el cuello aumenta, el pólipo se empuja hacia abajo, causando la revelación.

Las violaciones en las estructuras mucosas y la abertura del canal de más de 6 mm para las mujeres primíparas se corrigen con un pesario o suturando el útero. Si, después de la apertura del cuello uterino, no se proporciona ayuda, se producirá un aborto espontáneo o comenzará el nacimiento (según el período).

Tratamiento durante el embarazo

La extirpación quirúrgica de una neoplasia no siempre se realiza. Si un pólipo no le causa dolor a la mujer, incomodidad durante el coito, no aumenta de tamaño y no se convierte en cáncer, el tratamiento se retrasa hasta el período posparto.

El embarazo puede proceder normalmente, y la neoplasia no afecta el curso del proceso genérico. Algunos tipos de pólipos dejan el cuerpo de la mujer con el niño. En otros casos, hormonas prescritas y, si es necesario, antibióticos.

La extirpación de un pólipo durante el embarazo gestacional mediante cirugía está indicada en los siguientes casos:

  • crecimiento superior a 1 cm
  • por mes aumenta en más de 2 mm,
  • Aparecen nuevos crecimientos en el tumor,
  • alto riesgo de infección del feto,
  • frecuente sangrado abundante se produce.

La terapia quirúrgica se realiza sólo en el área cervical. La intervención en la cavidad uterina conduce a la muerte del embrión. La operación se realiza con un histeroscopio. Se abre el canal del cuello uterino y se realiza la escisión.

Posibles complicaciones

Aunque el embarazo y un pólipo en el cuello uterino son conceptos compatibles, a veces la patología puede llevar a complicaciones. Cuestiones de localización y tamaño de la educación.

Un pólipo cervical es peligroso con las siguientes complicaciones:

  • Puede ser una fuente de infección para una mujer y un feto.
  • conduce a la divulgación prematura del tejido cervical,
  • Tal vez el renacimiento oncológico.

La operación está indicada si el tumor es canceroso. En este caso, el pólipo se extirpa, a pesar del riesgo para el feto.

Para evitar muchos problemas, una mujer debe cuidar su salud incluso antes de la concepción. Habiendo tratado todas las patologías por adelantado, puede soportar y dar a luz a un niño sano sin riesgos.

Síntomas del pólipo decidual.

Como resultado de cualquier carga, incluso durante las relaciones sexuales o durante un examen ginecológico y la toma de frotis, se pueden liberar coágulos con sangre. Incluyendo en las primeras etapas del embarazo. Pero el ginecólogo ve que el sangrado es el contacto y puede calmar a la mujer de inmediato. Pero cuando sucede en el proceso de intimidad, peor. Por lo general, las futuras mamás toman este síntoma por la amenaza de aborto involuntario y llaman a una ambulancia. Es correcto Pero después de que el diagnóstico se vuelve más tranquilo.

Si no hay sangrado, no se requiere restricción de sexo. Necesita vivir una vida normal y consultar a un ginecólogo para las siguientes complicaciones posibles:

  • descarga de sangre de la vagina
  • flujo vaginal inusual (con un olor desagradable, gris o verde),
  • Fiebre sin signos de enfermedad.

Todo esto puede indicar una degeneración maligna de un pólipo o su necrosis o un proceso infeccioso.

Cuando el desprendimiento de la placenta, una complicación muy peligrosa del embarazo, la sangre también aparece desde la vagina o hay una descarga de color marrón. Sin examen y ultrasonido no se puede determinar con precisión la causa del sangrado.

Diagnóstico de la decidosis y ¿es peligroso?

Los cambios de esta naturaleza son claramente visibles cuando se ven con un espejo ginecológico y (o) con un aumento óptico (con colposcopia).

Hay casos en que la deciduosis es similar a las verrugas y el cáncer cervical (CC). En este caso, para establecer un diagnóstico preciso y un tratamiento posterior, es necesario un examen citológico, preferiblemente una citología líquida. Si según sus resultados no hay atipia grave, el tratamiento quirúrgico se pospone hasta el final del período posparto. Y para ese momento el pólipo puede desaparecer.

Se toma una biopsia de una neoplasia de una mujer embarazada solo si se sospecha de cáncer.

Tratamiento de un pólipo cervical durante el embarazo.

Muchos expertos se adhieren a métodos conservadores en el tratamiento de pólipos deciduales en mujeres embarazadas. Esto está justificado, porque a menudo los tumores no requieren la intervención de un médico (solo si no causan una molestia evidente) y Regresión total después del parto dentro de dos meses

Habiendo diagnosticado decidiosis, los especialistas monitorean constantemente el desarrollo del crecimiento, controlan la flora vaginal y, durante el proceso inflamatorio, prescriben antisépticos, agentes antibacterianos y antifúngicos, dependiendo del agente causal. El uso de supositorios vaginales puede llevar a sangrado.

Hay situaciones en las que es necesario extirpar el pólipo. Los expertos recurren a un método de tratamiento radical (polipectomía) en presencia de los siguientes síntomas:

  • descarga constante de mucosidad sanguinolenta,
  • aparición de zonas ulceradas en un pólipo,
  • sospecha de degeneración maligna,
  • La neoplasia amenaza con el embarazo: provoca espasmos, dolor, hipertonía del útero, revelación de faringe externa e interna.

La eliminación de un pólipo se lleva a cabo mediante el método de desenroscado con el uso de tecnología láser, endoscopia. Estas operaciones son seguras durante el embarazo, ya que no requieren una intervención extensa en el cuello uterino afectado por el pólipo. Pero solo es posible si el pólipo tiene una pierna delgada, no una base ancha.

También se puede usar nitrógeno líquido (crioterapia), pero este método es muy doloroso y existe una herida sangrante en lugar del pólipo extirpado.

Deshacerse de un pólipo con medicamentos (Solkovagin) es bastante problemático, ya que toma aproximadamente dos semanas y no garantiza un alivio completo del crecimiento. Con la remoción de fármacos y la crioterapia no se puede obtener material para histología. Duphaston, Utrozhestan y otras píldoras hormonales no pueden curar los pólipos. Ellos no se resolverán. Al menos antes del nacimiento. Sólo puede aumentar el tamaño.

Un diagnóstico preciso - decidual, ya sea un pólipo o no, es decir, no relacionado con el embarazo, solo se mostrará mediante el examen histológico del material eliminado.

¿Qué es un pólipo?

El pólipo es la proliferación del endocervix, es decir, el tejido epitelial que recubre la luz del canal cervical. Puede ser asintomático, pero más a menudo su síntoma característico es la presencia de una descarga anormal de la mujer. En el examen, se pueden diagnosticar brotes simples y múltiples.

Externamente, el pólipo en el canal cervical en su estructura se asemeja a un hongo. Su pierna está perforada con una multitud de capilares. El color de la formación puede ser de rosa pálido a rojo púrpura. La longitud del crecimiento por lo general no supera los 2 cm. A medida que el pólipo crece, puede nacer en la cavidad vaginal y lesionarse, causando sangrado.

Según su estructura tisular, se distinguen los siguientes tipos de formaciones:

El resultado de la proliferación de glándulas endocervix.

Procede del tejido conjuntivo, tiene tendencia a la malignidad.

Sin embargo, los pólipos deciduales son más frecuentes en las mujeres durante el embarazo. Este es un grupo especial de formaciones de este tipo, que surgen como resultado de cambios hormonales en el cuerpo femenino.

Causas de

En el 90% de los casos, un pólipo cervical detectado durante el embarazo tiene una naturaleza hormonal de formación. En este caso, estamos hablando de formaciones deciduales y el proceso se llama decidua.

Esta condición se produce debido a un aumento en la concentración en sangre de la hormona progesterona. Él, a su vez, provoca un aumento en el grosor y el volumen sanguíneo de la membrana mucosa del útero y el canal cervical. Debido a esto, los endocervics pueden crecer en tamaño y sobresalir en la cavidad vaginal.

Los requisitos previos para la aparición de esta patología pueden ser:

  • Lesiones cervicales en nacimientos anteriores,
  • Daño debido a intervenciones quirúrgicas (aborto, curetaje diagnóstico),
  • Enfermedades infecciosas e inflamatorias crónicas de los órganos reproductivos (incluidas las enfermedades de transmisión sexual),
  • Inestabilidad hormonal del cuerpo, lo que lleva a violaciones del ciclo menstrual.

Sin embargo, no hay datos confiables sobre esta causa de la aparición de patología, y no vale la pena cancelar los medicamentos recetados por un médico por su cuenta debido al riesgo de desarrollar dichas patologías.

¿Son peligrosos los pólipos durante el embarazo?

Los nuevos crecimientos que no tienden a crecer y degenerarse, por regla general, no causan ningún daño a una mujer embarazada. La principal preocupación para ella es la aparición de cambios menores en la naturaleza de la descarga.

Sin embargo, el pólipo cervical, que aumenta de tamaño durante el embarazo, puede causar las siguientes complicaciones:

  • La amenaza de interrupción del embarazo en las primeras etapas,
  • Inflamación del canal cervical y la vagina,
  • Insuficiencia cervical, que puede conducir a un parto prematuro,
  • Reducción de procesos,
  • Hemorragia severa del canal cervical.

Para prevenir la aparición de estas afecciones patológicas cuando se detecta un pólipo durante el embarazo, una mujer debe seguir estrictamente todas las recomendaciones del médico relacionadas con el diagnóstico y tratamiento de este proceso.

Eliminación de pólipos durante el embarazo.

Si el médico ha descubierto un pólipo de un canal cervical en una niña durante el embarazo, su tarea principal es averiguar la naturaleza de su aparición. Cuando se confirma la decidosis, en la mayoría de los casos no se toma ninguna acción, y la acción principal en relación con ella es la observación.

En algunos casos, una mujer embarazada puede requerir la extirpación quirúrgica del pólipo. Las razones del tratamiento radical pueden ser:

Hemorragia por contacto periódico.

Ulceración en la superficie de la formación.

Sospecha de proceso maligno.

Con el crecimiento de un pólipo, existe una amenaza de aborto (calambres y dolor abdominal, dilatación del canal cervical).

La extirpación de pólipos cervicales es indolora y completamente segura para una mujer embarazada. El crecimiento se elimina del canal cervical por medio de acciones de torsión.

Es muy importante remover completamente el tejido del pólipo, de lo contrario puede crecer nuevamente. Para ello, se realiza curetaje superficial del canal cervical.

Otras tácticas dependen de la ubicación del lecho del pólipo: si creció cerca del orificio interno, puede requerir costuras en el cuello uterino para evitar el aborto espontáneo. La educación a distancia es obligatoria para el examen histológico.

La cirugía con indicaciones apropiadas se realiza generalmente durante el período de 16 a 28 semanas de embarazo. Este período se considera el más seguro en términos de amenaza de tener un feto. Si el caso es una emergencia (sangrado abundante o la detección de células cancerosas), entonces la cirugía es posible en cualquier período de gestación.