La vida

Vaginitis subaguda y crónica.

Pin
Send
Share
Send
Send


La vaginitis crónica es una de las enfermedades femeninas de naturaleza inflamatoria, que es bastante común en nuestros días del fenómeno. La mayoría de las mujeres en edad reproductiva saben de primera mano qué es la colpitis (vaginitis), la vulvitis, la vulvovaginitis y otras enfermedades que con frecuencia se vuelven crónicas por muchas razones.

Acerca de la patologia

La vaginitis (colpitis) es una inflamación de la mucosa vaginal que tiene una etiología infecciosa y no infecciosa. Por la naturaleza del curso de la enfermedad puede ocurrir en las siguientes formas: aguda, subaguda, crónica.

Por origen (etiología), la vaginitis se divide en los siguientes tipos:

  • Especifico Desarrollar como resultado de la presencia en el cuerpo de enfermedades de transmisión sexual.
  • Candida (hongos). Colpitis resultante de una infección por hongos (candidiasis) de la mucosa vaginal.
  • Bacterial Se produce en el contexto de la disbiosis vaginal.
  • Atrófico El proceso inflamatorio resultante de una cantidad insuficiente de estrógeno (hormonas sexuales femeninas), por ejemplo, durante la menopausia.
  • Inespecífico Ocurre como resultado de la exposición a la microflora condicionalmente patógena que, bajo inmunidad normal, no causa inflamación.

La forma crónica de vaginitis es un fenómeno peligroso que puede causar infertilidad y otras patologías igualmente graves. Por lo tanto, es muy importante buscar ayuda calificada de inmediato ante los primeros síntomas de la enfermedad.

Causas del desarrollo

La colpitis puede ocurrir por muchas razones, pero los principales culpables de la enfermedad son con mayor frecuencia bacterias, hongos y virus.

Factores que contribuyen a la aparición de vaginitis:

  • falta de higiene personal,
  • el uso a largo plazo de ciertos medicamentos, como los citostáticos, antibióticos o glucocorticoides,
  • lesiones vaginales (después de un aborto, posparto, etc.),
  • inmunidad debilitada
  • hormonas perturbadas,
  • sexo promiscuo, desprotegido,
  • cambios de edad
  • Uso no controlado e indebido de anticonceptivos.

Muy a menudo, una causa o exacerbación se convierte en un cambio en los niveles hormonales durante el embarazo.

Las causas de la exacerbación de la forma crónica también pueden ser: fuerte esfuerzo físico, menstruación, estrés, comer alimentos picantes, hipotermia, etc.

Diagnósticos

La tarea principal para hacer un diagnóstico es determinar la causa principal (agente causal) de la enfermedad.

Las siguientes medidas de diagnóstico son las más utilizadas:

  • examen en la silla ginecológica (durante la inspección hay signos de inflamación),
  • colposcopia (ayuda a examinar con más cuidado la membrana mucosa con la ayuda de un colposcopio),
  • El examen citológico es un procedimiento en el que se evalúa la composición de la microflora y se determina la presencia (ausencia) de mutaciones de células normales en células malignas.
  • El análisis de sangre de PCR es uno de los métodos más informativos (en este caso), que permite determinar el tipo principal de patógeno (s).

En algunos casos, también puede ser necesario llevar a cabo una serie de medidas de diagnóstico adicionales: ultrasonido, histeroscopia, etc.

Métodos de tratamiento y recomendaciones.

La vaginitis crónica se desarrolla con mayor frecuencia debido a la negligencia prolongada de la enfermedad y (o) el autotratamiento. Por lo tanto, cuando aparecen los primeros síntomas de la colpitis, es necesario buscar ayuda profesional de un especialista. El tratamiento se puede llevar a cabo como un método tradicional (con la ayuda de medicamentos) y utilizando los métodos de la medicina tradicional.

Medicinal

El tratamiento de la vaginitis crónica con el método farmacológico incluye tomar dichos medicamentos:

  • antibióticos
  • medicamentos antifúngicos (tomados con colpitis fúngica),
  • Medicamentos que estabilizan la acidez y mejoran la microflora vaginal.
  • medicamentos estrógeno
  • drogas que aumentan la inmunidad,
  • complejos vitamínicos.

Se pueden recetar otros medicamentos (dependiendo de la causa subyacente de la inflamación).

La selección de los medicamentos necesarios puede ser realizada exclusivamente por el médico tratante.

Medicina popular

La medicina alternativa es conocida y venerada desde la antigüedad. Hasta la fecha, tampoco pierde su popularidad.

Se usan varias plantas medicinales para tratar la vaginitis:

  • Árbol del té (con aceite de esta planta hacen duchas y baños, ya que tiene una acción antifúngica),
  • Extracto de pino (prepare infusiones para duchas, ya que este extracto tiene acción antiinflamatoria y bactericida).
  • Hierba de San Juan (tiene efectos antiinflamatorios)
  • Manzanilla (una planta conocida por todos por sus propiedades curativas, que también ayuda a aliviar la inflamación en caso de colpitis).

Antes de comenzar el tratamiento con métodos populares, debe consultar con su médico, ya que dicho tratamiento no solo puede tener el efecto deseado, sino también un daño.

Otros metodos

Los métodos de fisioterapia también se utilizan para el tratamiento de la colpitis, que en la mayoría de los casos son indoloros y seguros.

Las siguientes técnicas ayudan especialmente con la vaginitis bacteriana o por hongos:

  • Radiación KUV,
  • mitad del baño con permanganato de potasio,
  • Electroforesis con zinc.

Recomendaciones adicionales para el tratamiento de la vaginitis:

  • higiene
  • abstinencia sexual temporal,
  • rechazo de alimentos grasos, dulces y picantes (inclusión de productos lácteos fermentados en la dieta).

Todas las recomendaciones anteriores ayudarán a mejorar la condición y sanarán más rápido.

¿Cómo tratar la vaginitis? Lea el artículo sobre la enfermedad, sus síntomas y las razones del desarrollo de una mujer, los métodos de tratamiento y la posibilidad de utilizar métodos de la medicina tradicional.

¿Cuáles son los síntomas de la vaginitis en una mujer? Detalles aquí.

Pronóstico y prevención

Dado que la enfermedad es bastante grave, sin el tratamiento necesario puede llevar a las siguientes consecuencias:

  • la propagación de la inflamación
  • la ocurrencia de la erosión,
  • infertilidad
  • aborto espontáneo y (o) nacimiento prematuro,
  • transmisión de la infección al feto,
  • problemas sexuales, etc.

Para prevenir la aparición de esta patología, es necesario seguir recomendaciones simples: tratar las enfermedades ginecológicas a tiempo, seguir las reglas de higiene personal y llevar un estilo de vida saludable.

Una ecología deficiente, un alto nivel de incidencia de cáncer y la prevalencia de la infección por el VIH, una gran cantidad de productos cosméticos de baja calidad (productos de cuidado personal); esta es solo una breve lista de amenazas potenciales que pueden superarse en cualquier momento. Por lo tanto, cada mujer debe apreciar su salud y no olvidarse de los exámenes ginecológicos planificados, ya que algunas enfermedades pueden no manifestarse durante mucho tiempo y pueden ser asintomáticas.

En el video de tratamiento

Características de la manifestación y tratamiento de la vaginitis subaguda.

Los ginecólogos experimentados saben que la vaginitis subaguda es una enfermedad común de los órganos genitales en mujeres y niñas. Un tratamiento inadecuado o ignorar los síntomas puede llevar a la propagación de la infección y el desarrollo de complicaciones peligrosas. Cuando la vaginitis, la mucosa vaginal se inflama.

Este órgano es un tubo musculoso-elástico, localizado en la pelvis. La vagina está bordeada por el recto, la vejiga y la uretra. A menudo, en el contexto de la vaginitis, el útero y los apéndices están involucrados en el proceso. Esto aumenta el riesgo de infertilidad.

Causas de la enfermedad

La vaginitis a menudo se desarrolla en el fondo de los cambios en la composición microbiana de la vagina.

La microflora de este órgano incluye palos de Doderlein, así como microbios aleatorios (micrococos, gardnerella, estafilococos, corynebacterium, bacteroides). La proporción de estos últimos representa hasta el 5% de todas las bacterias que viven en la vagina.

Los palos Doderleyn son necesarios para mantener el nivel deseado de acidez, lo que le permite suprimir la reproducción de microbios condicionalmente patógenos.

Con la vaginitis, este proceso se ve afectado. Muy a menudo esta enfermedad tiene una etiología infecciosa. Los principales factores de riesgo son:

  • relaciones sexuales sin protección con pacientes de ITS,
  • lesiones
  • suministro de sangre vaginal deteriorado,
  • el incumplimiento de las normas de higiene íntima,
  • alergia
  • enfermedades del sistema endocrino,
  • inmunodeficiencia
  • disbacteriosis,
  • falta de vitaminas
  • Uso prolongado de antibióticos sistémicos,
  • Infeccion por VIH
  • intervenciones operativas
  • uso de corticosteroides,
  • patología del cáncer,
  • enfermedades de la sangre
  • Enfermedades inflamatorias del útero y apéndices.
  • diabetes mellitus
  • disminución de la función ovárica
  • duchas
  • abortos (incluyendo mini-abortos),
  • Focos de infección crónica en otros órganos.
  • enfermedades pustulosas,
  • menopausia
  • medicación hormonal no controlada,
  • la introducción de dispositivos intrauterinos,
  • No cumplimiento de las normas de asepsia con manipulaciones médicas.

La vaginitis a menudo se desarrolla en el fondo de las ITS. Los agentes causantes de la infección pueden ser clamidia, trichomonas, treponema pálido, ureaplasma, micoplasma, virus del herpes genital, así como hongos, E. coli y cocos. En la mayoría de los casos, los microbios son traídos por relaciones sexuales sin protección.

El grupo de riesgo incluye a las mujeres que tienen sexo promiscuo y tienen varias parejas. Si la vaginitis es causada por patógenos de ITS, esta inflamación se llama específica. En las niñas, la enfermedad a veces se desarrolla en el contexto de infecciones parasitarias (enterobiosis), incontinencia urinaria, furunculosis, amigdalitis y escarlatina.

El estado de la mucosa vaginal depende en gran medida del nivel de hormonas (estrógeno, progesterona). El factor de riesgo es la patología de la hipófisis, el hipotálamo y los ovarios.

Las causas frecuentes de vaginitis son la inmunidad reducida y la desnutrición de los tejidos.

Esto es posible en el contexto del ayuno, el vegetarianismo, las dietas estrictas, la trombosis vascular, la vasculitis y el daño mecánico a la mucosa vaginal durante las relaciones sexuales.

El curso de la vaginitis subaguda se caracteriza por un cuadro clínico específico. Esta patología ginecológica tiene los siguientes síntomas:

  • descarga abundante del tracto genital,
  • comezón
  • sensación de ardor
  • dolor abdominal
  • enrojecimiento de la mucosa vaginal,
  • hinchazón de los labios,
  • trastornos disuricos,
  • sensación de estallido
  • dolor durante el coito,
  • manchando después del coito,
  • dolencia
  • fiebre moderada

Los cambios en la microflora vaginal manifiestan secreciones patológicas. Se caracterizan por:

  • ocurrencia en cualquier fase del ciclo menstrual,
  • Naturaleza babosa o purulenta,
  • profusión
  • uniformidad de consistencia
  • olor desagradable

Con la inflamación subaguda se molestan durante varios días o semanas. Su olor está determinado por el tipo de microorganismos que causaron la vaginitis. A veces la descarga es espumosa. Esto se debe al hecho de que algunas bacterias pueden mejorar la formación de gases. El síntoma frecuente de la colpitis es el dolor.

Ella es moderada o leve. El dolor intenso no es típico de esta patología. Se localiza en la parte inferior del abdomen y aumenta durante el coito. Junto con el dolor hay una sensación de ardor. La razón es la irritación de la membrana mucosa con la orina. Muchas mujeres se quejan de picazón. Se siente en el perineo, la ingle o la propia vagina.

En diferentes infecciones genitales, los síntomas de la enfermedad pueden variar un poco. Si la vaginitis es causada por hongos, el síntoma específico es una secreción de color blanco cursi con un olor agrio. La vaginitis por cándida se llama también candidiasis. La inflamación de las tricomonas a menudo se diagnostica.

Tiene los siguientes síntomas clínicos:

  • Secreción espumosa de color amarillo verdoso con un olor desagradable.
  • incomodidad
  • sensación de ardor
  • dolor al orinar.

Los primeros signos aparecen 1-3 semanas después de la infección. En ausencia de un curso completo de terapia con medicamentos, la inflamación subaguda se vuelve crónica. Con menos frecuencia, los adultos tienen vaginitis gonorreica. Se llama gonococos. En la mitad de los casos, los síntomas están ausentes.

Para la vaginitis subaguda gonocócica son características:

  • secreción purulenta,
  • Inflamación, sensibilidad e hiperemia de la mucosa vaginal.
  • falsa urgencia de orinar,
  • estranguria (micción difícil y frecuente),
  • sensación de vaciamiento incompleto de la vejiga,
  • cosquilleo
  • Tirando de dolor en la parte baja del abdomen.

La presencia de síntomas disúricos puede indicar una combinación de vaginitis con cistitis y uretritis. En forma latente, se produce colpitis específica, causada por clamidia y micoplasmas. Posible manchado, picazón y ardor leve.

A veces se diagnostica vaginitis atrófica. Es causada por un cambio brusco en los niveles hormonales.

Esta patología se manifiesta por sequedad de la vagina, dolor ardiente, picazón, secreción purulenta profusa, dispareunia (dolor durante el coito) y sangrado.

Tratamiento de la colpitis subaguda

Los principales objetivos del tratamiento de la vaginitis son:

  • normalización de la microflora vaginal,
  • eliminación de síntomas
  • estimulación de la inmunidad
  • prevención de complicaciones
  • Eliminación de factores provocadores.

La terapia de vaginitis subaguda es conservadora. Hospitalización sujeta a mujeres con una forma complicada de la enfermedad. La colpitis subaguda requiere un enfoque integrado para el tratamiento. Con esta patología necesitarás:

  • uso de medicamentos antimicrobianos
  • tratamiento de la pareja sexual,
  • el uso de eubióticos,
  • Eliminación de focos de infección crónica.
  • dieta
  • fisioterapia
  • el uso de remedios populares
  • duchas

Si la colpitis es causada por una microflora no específica, los antibióticos sistémicos se prescriben en forma de tabletas, cápsulas o solución inyectable. Dicho tratamiento se realiza mejor después de determinar la sensibilidad a los fármacos del agente infeccioso. Las penicilinas, macrólidos, fluoroquinolonas y cefalosporinas se utilizan para la vaginitis.

El tratamiento comienza con medicamentos locales. Bien ayuda velas y duchas. Cuando a la vaginitis trichomonas se les asignan los supositorios Metrogil, Neo-Penotran Forte o Hexicon. De los fármacos sistémicos para la tricomoniasis, se utilizan Flagyl, Klion-D 100 y Trihopol. Para la vaginitis no específica, se da preferencia a fármacos como Terzhinan y Polygynax.

Bien probado Ginalgin. Este fármaco es eficaz para vaginitis micótica, tricomonas, mixta y no específica.

Para la inflamación de la vagina de naturaleza herpética, el régimen de tratamiento incluye Aciclovir-Akrikhin o Zovirax, interferón alfa y Viferon. Bien ayuda ungüento Bonafton.

Si a una mujer se le diagnostica Gardnerelosis, Dalacin se puede usar en forma de gel, supositorios o cápsulas.

El tratamiento de la vaginitis por hongos incluye el uso de Nystatin, Pimafucin, Candida o Kanesten. En la vaginitis micoplásmica, los macrólidos son los fármacos de elección. En la inflamación vaginal, la ducha es efectiva. Aplique una solución de permanganato de potasio, decocciones de hierbas, clorhexidina, miramistina, rivanol, hexicon y solución de soda.

Después de la terapia con antibióticos, se recetan medicamentos para restaurar la microflora vaginal. Estos incluyen Azilakt y Bifikol. Adicionalmente se prescribe dieta de ácido láctico. Se recomienda comer yogurt con bifidobacterias y requesón.

Una dieta con vaginitis implica el abandono de comidas picantes y grasas. Cuando la candidiasis es necesaria para limitar el consumo de carbohidratos simples. La terapia física permite acelerar la recuperación de la colpitis subaguda (UFD, electroforesis).

En caso de inflamación por clamidia e inmunodeficiencia, se prescriben inmunoestimulantes.

Prevención

No existen medidas específicas para la prevención de la vaginitis subaguda. Para reducir el riesgo de inflamación de la vagina, es necesario:

  • usar un condón
  • no tomes alcohol y drogas
  • hacer deportes
  • Regularmente se someten a exámenes ginecólogos,
  • mantener el peso corporal óptimo
  • Comer más productos lácteos, verduras, frutas y carnes,
  • enjuague regularmente con agua tibia después de la micción,
  • más a menudo cambian las almohadillas durante la menstruación,
  • cambia tu ropa interior diariamente
  • tomar vitaminas
  • dejar de fumar
  • eliminar situaciones estresantes
  • eliminar focos de infección crónica
  • para tratar la enterobiasis,
  • evitar la hipotermia
  • No abusar de las duchas y drogas hormonales.
  • rechazar los abortos
  • mejorar la inmunidad
  • Basureros y tampones con sabores,
  • No tome antibióticos y corticosteroides sin una receta médica.

Es importante monitorear el fondo hormonal y tratar rápidamente la patología endocrina.

Complicaciones

Si el tratamiento diferido puede tener consecuencias negativas. Las complicaciones más comunes de la vaginitis son:

  • La transición de la enfermedad a la forma crónica.
  • erosión cervical,
  • endometritis,
  • cistitis
  • uretritis
  • la formación de sinequias (adherencia de los labios menores),
  • salpingo-ooforitis,
  • infertilidad
  • Daño renal.

Puede haber problemas en el área genital en forma de dolor durante el coito y una disminución en el deseo sexual. La picazón y la secreción persistentes pueden causar depresión y problemas en la vida familiar. La infección vaginal es peligrosa para las mujeres embarazadas.Si tiene secreción, ardor, dolor abdominal o picazón, debe comunicarse de inmediato con un ginecólogo y no automedicarse.

¿Cómo se manifiesta la vaginitis subaguda en las mujeres y cómo tratarla?

La enfermedad frecuente en las mujeres es la vaginitis (colpitis). Este es un proceso inflamatorio causado por una violación de la microflora dentro de la vagina como resultado de la multiplicación de microorganismos infecciosos. La vaginitis subaguda ocurre en el 30% de las mujeres.

Todo el sistema reproductivo deja de funcionar normalmente debido a la inflamación en la vagina, que puede infectar todos los genitales ascendentes. La colpitis también interrumpe la vida sexual, ya que el dolor y la secreción aparecen durante el coito.

Clasificación de la vaginitis

Existen los siguientes tipos:

  1. Subaguda, aguda, crónica.
  2. Bebé, edad fértil y posmenstrual.
  3. Formas específicas y no específicas.
  4. Postoperatorio, postaborto, posparto y alérgico y otros.

La vaginitis subaguda es una enfermedad inflamatoria de la vagina que afecta el epitelio de la mucosa, es la etapa que precede a la forma aguda. Según las estadísticas, cada tercera niña en edad reproductiva en Rusia sufrió vaginitis. La alta tasa de incidencia se debe al crecimiento de enfermedades infecciosas genitales. La forma de vaginitis subaguda es la más común.

Las características de su manifestación están asociadas con cambios en la descarga, hinchazón de la vagina y vulva. Menstruación tardía, largos periodos, sin ciclo. Moco sanguíneo fuera de los días de menstruación.
Las enfermedades agudas se expresan por abundantes secreciones dolorosas, fiebre y enrojecimiento de los órganos genitales pélvicos externos.

La vaginitis crónica es menos pronunciada, indolora y escasa, el curso de la enfermedad durante muchos meses. Las exacerbaciones pueden ocurrir después de una enfermedad viral, hipotermia, alcohol, menstruación y embarazo.

El curso de la inflamación depende de la microflora, su origen patógeno o condicionalmente patógeno.
La vaginitis subaguda específica causa inflamación causada por bacterias como gonococos, tricomonas, micoplasmas y otros.

La vaginitis subaguda inespecífica es causada principalmente por un desequilibrio de microbacterias patológicamente patógenas que normalmente se encuentran en la vagina en la mayoría de las mujeres, como estafilococos, cándida, virus del herpes y otros.

Los síntomas de la colpitis subaguda específica y no específica son similares, pero el tratamiento es diferente. Con vaginitis específica, se tratan ambas parejas sexuales.

Muy a menudo, vaginitis mixta, que complica el diagnóstico y el tratamiento, ya que los patógenos se agregan a los patógenos por los microorganismos.

La mejor herramienta de diagnóstico de laboratorio para la vaginitis es un frotis y un análisis de sangre.

Se debe tratar cualquier vaginitis, ya que puede fluir hacia la forma crónica y durante un proceso inflamatorio ascendente, la infección se propaga al útero, las trompas de Falopio y los ovarios, lo que puede causar infertilidad.

Los síntomas de la vaginitis subaguda

Los síntomas de la inflamación son comunes en la colpitis específica y no específica:

  • Naturaleza inusual, olor, color y cantidad de flujo vaginal.
  • aparición de ardor, picazón, sensación de agrandamiento de la vagina y la vulva,
  • micción dolorosa,
  • sangrado por contacto.

Tratamiento de la vaginitis subaguda.

En las primeras manifestaciones de signos de vaginitis subaguda, debe buscar la ayuda de un especialista. El ginecólogo primero asignará pruebas para confirmar e identificar la causa.

Después de prescribir la terapia, dependiendo del microorganismo patógeno y los factores que predisponen a la enfermedad.

Es importante pasar por el tratamiento completamente, ya que la vaginitis subaguda mal tratada en seis meses puede causar una enfermedad crónica.

El tratamiento es complejo e incluye:

  1. El uso de técnicas antiinflamatorias,
  2. Tratamiento de enfermedades concomitantes que son causantes de vaginitis subaguda,
  3. La ausencia de actos sexuales hasta la plena recuperación de ambos cónyuges.
  4. El complejo también incluye la rehabilitación de la vagina y la vulva dolorosas, debido a su relación directa con la enfermedad.

Consecuencias

La vaginitis subaguda implica la interrupción de todo el sistema reproductor femenino. Es importante notar la enfermedad en la etapa de forma subaguda. Si se descuidan las inflamaciones, entonces se convierten en causas de deterioro de la función reproductiva.

El embarazo ectópico, los abortos espontáneos, el parto prematuro, la infección intrauterina del feto y muchas otras consecuencias pueden surgir de la vaginitis simple. En el período posparto, los efectos pueden ser peritonitis, endometritis y sepsis.

La colpitis bacteriana y por trichomonas en la forma aguda que resulta de una vaginitis subaguda específica puede causar enfermedades venéreas e infección por VIH.

Causas de la vaginitis.

En los niños, la colpitis puede desarrollarse debido a infecciones hematógenas, como la fiebre escarlata y la gripe que ingresan al torrente sanguíneo. La principal causa de enfermedades es una violación de la norma de la microflora de la mucosa vaginal debido a varias razones:

  1. Cambiando el equilibrio de la microflora vaginal. Todo lo que puede llevar a una disminución en la reactividad inmune es la causa. El nivel ecológico, el estrés, la medicación disminuyen la inmunidad y los microorganismos patógenos, sin ser sometidos a la oposición, comienzan a aumentar y ocupan todo el espacio, por lo que aparecen infecciones urogenitales.
  2. Trauma a los genitales. La violación mecánica de la membrana mucosa de los órganos internos es posible como resultado de manipulaciones médicas u objetos extraños. Al realizar raspado, sondeo y otras operaciones con penetración a través de la vagina, se altera el equilibrio de los microorganismos. Además, el incumplimiento de la higiene durante las operaciones, como herramientas y guantes sucios, puede causar una infección desde el exterior. En el período postoperatorio, la infección puede obtenerse si no se observa higiene y los tampones terapéuticos se usan de manera inadecuada. La relación sexual con el uso de agentes extraños, que a menudo no están sujetos a desinfección, también es la causa de la vaginitis.
  3. Relaciones sexuales Una gran cantidad de enfermedades se asocia con las relaciones sexuales. Los microorganismos patógenos de diferente naturaleza ingresan a la mucosa vaginal, lo que resulta en una vaginitis subaguda, que puede volverse crónica. Además, la aparición de microflora extraña puede ser el resultado del uso de lubricantes o un cambio de la relación anal u oral a la vaginal.
  4. Desequilibrio hormonal. El embarazo, las enfermedades del sistema endocrino, la hipofunción de los ovarios, la menopausia reducen el nivel de la hormona femenina, el estrógeno, como resultado de la cual puede ocurrir vaginitis.
    Cualquier enfermedad que no haya sido tratada o no haya sido tratada de manera oportuna puede causar vaginitis crónica y, como resultado, su recurrencia.

Tipos de vaginitis

Hoy en día, los médicos identifican diez tipos principales de vaginitis infecciosa. Dependiendo del tipo de patógeno se distinguen:

  • Candida (vaginitis por hongos, candidiasis),
  • viral
  • Trichomonas,
  • bacterial
  • clamidia
  • mycoplasma
  • gonorrea
  • ureaplasma
  • sifilítico
  • tuberculosis

Además, la vaginitis distingue:

  • En el curso clínico - crónico, subagudo o agudo,
  • por edad: vaginitis en niñas, mujeres en edad fértil o posmenopáusica,
  • por la naturaleza del patógeno - específico o no específico,
  • Según la historia: postoperatoria, posparto, postaborto o vaginitis alérgica.

Muy a menudo, la vaginitis se convierte en una forma mixta. Por ejemplo, una mujer desarrolla vaginitis, desencadenada por un patógeno específico (clamidia, gonococo), y una infección secundaria se une a ella. En este caso, es bastante difícil diagnosticar la enfermedad y es difícil prescribir un tratamiento especial.

Causas de exacerbación de la vaginitis crónica:

  • Enfermedades virales, infecciosas o bacterianas.
  • antibióticos
  • fuerte esfuerzo físico
  • estrés, depresión,
  • hipotermia
  • provocaciones alimentarias (alcohol, comida picante),
  • la menstruación
  • el embarazo

Sintomatologia

Cuando se desarrolla una colpitis crónica, los síntomas y el tratamiento de las mujeres dependerán directamente de la causa, bajo la influencia de la cual se activa el proceso patológico.

En la mayoría de los casos, las mujeres no reportan un deterioro general. La temperatura corporal rara vez supera los 37-38 grados.

Consideremos con más detalle cuáles son los síntomas de la colpitis crónica, dependiendo del factor provocador.

Bacterial

En la práctica médica, este tipo de vaginitis también se conoce como anaeróbico. El principal agente causal de la enfermedad son los microorganismos patógenos de forma condicional que habitan la microflora vaginal, en particular, las bacterias anaeróbicas. Dado que necesitan oxígeno para mantener sus propias funciones vitales, habitan en la superficie del perineo.

Vaginitis de tipo bacteriano. Fuente: sovdok.ru

Cuando se crean condiciones favorables para la reproducción, los microorganismos penetran en la vagina y colonizan la membrana mucosa. Como resultado, se secreta del pene una secreción purulenta de color verde amarillento. Cuando el médico examina la vagina, notará que la membrana mucosa contiene áreas con enrojecimiento intenso, y las paredes del órgano tienen edema y recubrimiento purulento.

Cuando se realizan ciertas manipulaciones, se observa una reacción ácida de la vagina, y en el estudio de un frotis en su composición, se observa la presencia de epitelio cubierto de bacterias densamente.

Las bacterias beneficiosas del ácido láctico están disponibles en pequeñas cantidades o están completamente ausentes.

Si la vaginitis crónica no específica avanza, el médico le dirá qué es, pero el paciente debe saber que con este tipo de patología, el flujo vaginal amarillo la molestará durante mucho tiempo.

Tricomoniasis

Los primeros signos del desarrollo de la vaginitis por Trichomonas pueden observarse 3 a 12 días después de la proximidad íntima con la persona que es portadora de esta enfermedad. Vale la pena señalar que, en ciertas situaciones, la duración del período de incubación puede ser de hasta un mes. El tratamiento de la obesidad crónica de este tipo debe realizarse junto con un médico experimentado.

Una vez que finaliza el período asintomático, y el número de microorganismos patógenos alcanza un nivel máximo, el cuadro clínico completo comienza a desarrollarse. En primer lugar, la mujer nota que el abundante secreto de la estructura espumosa con un olor fétido, que tiene un color amarillo, se libera de la vagina.

Tricomonas colpitis en mujeres. Fuente: cistitus.ru

A esto se une la picazón severa en el perineo, así como el dolor en la parte inferior del abdomen. Dado que Trichomonas puede moverse, penetra fácilmente desde la vagina hacia la cavidad uterina y abdominal, las trompas de Falopio. En este contexto, la temperatura corporal se eleva a 38-39 grados, se perturba la regularidad del ciclo menstrual.

Cuando existe una sospecha de colpitis crónica por Trichomonas, el médico trata a las mujeres solo después de un examen exhaustivo. Durante el procedimiento, se observa una inflamación de las paredes del órgano, la membrana mucosa es roja y hay secreción espumosa.

¿Qué hace "subaguda" el curso de la enfermedad?

Inflamación de la vagina, algunos consideran que no es un problema muy grave que pueda afrontar por sí solo. El resultado del autotratamiento, la falta de tomar los medicamentos necesarios o la interrupción temprana de la terapia es la transición de la vaginitis a otra forma.

En la membrana mucosa de la vagina, las bacterias, los hongos o los microbios aún parasitan, pero el bienestar de la mujer permanece estable sin ninguna molestia pronunciada. Esto provoca la ilusión de la recuperación. Si esto se observa en la continuación de 2 a 6 meses desde el final de la inflamación aguda, esta forma es subaguda.

¿Qué es un colpit calmado?

El tipo de malestar depende de los microorganismos que lo causan. Hay varias posibilidades para conseguirlo:

  • Activación de bacterias patógenas mucosas vivas y sanas,
  • La aparición de organismos patógenos del exterior (clamidia, gonokokkov, Trichomonas, etc.),
  • Cambios en la microflora vaginal, como resultado de los cuales los hongos se multiplican más rápido,
  • Despertar o introducción en el cuerpo de virus (herpes o papiloma humano).

La vaginitis bacteriana, viral o micótica subaguda se observa con más frecuencia que otras, ya que los microorganismos que las causan están constantemente presentes en la superficie del órgano.

Causas de la vaginitis subaguda

La forma de la enfermedad en cuestión es transitoria. Desde ella es fácil dar un paso hacia la salud, si lleva a cabo la terapia adecuada o para volver a una afección aguda. Los motivos por los que esto último es probable, dicen los expertos:

  • Baja inmunidad. El debilitamiento de las fuerzas protectoras hace posible la reproducción de organismos patógenos, ya que las células que los destruyen no se producen suficientemente,
  • Lesión de la vagina. El daño a sus membranas mucosas afecta negativamente a la microflora y le da probabilidades a las bacterias patógenas. El cuerpo reduce sus propiedades restauradoras.
  • Trastornos hormonales. La falta de algunas sustancias y un exceso de otras afectan negativamente la composición de la flora local, causando inflamación,
  • Ignorando las normas de higiene. Esta circunstancia interfiere con los procesos redox normales. La impureza crea condiciones para la reproducción de organismos patógenos.

Características de la manifestación de la colpitis subaguda.

Lo principal en los síntomas de la colpitis, que pasaron de una condición aguda, es que las manifestaciones se borran. Es decir, están presentes, pero en una forma más ligera, no siempre visible para un no especialista. Todo su grupo es:

  • El tipo de moco producido por la vagina cambia. Este síntoma está siempre presente. El tipo de descarga depende de los organismos causales. Si se trata de una vaginitis franca subaguda, serán cursi. Cuando bacterial - amarillo-blanco. La colonitis por gonorrea o tricomonas causa secreción purulenta o espumosa amarilla. Son pocos, pero pueden distinguirse de los normales con suficiente atención.
  • Las paredes de la vagina están ligeramente hinchadas, sienten malestar, una sensación de distensión. Fortalecerlo puede el contacto sexual,
  • Violado el proceso de la menstruación. Dado que la infección conserva su presencia, tiene la posibilidad de elevarse más, afectando el útero y sus apéndices. Por lo tanto, es posible un curso más doloroso de la menstruación, retraso, aumento o disminución en el volumen del moco menstrual, un cambio en su consistencia y color,
  • Hay una descarga con sangre entre los días críticos. En su mayoría son de contacto, porque la mucosa vaginal está debilitada y es más susceptible de dañarse que lo normal.

Recomendamos leer un artículo sobre la colpitis durante la menstruación. Aprenderá sobre el efecto de la enfermedad en el ciclo menstrual, las causas del desarrollo, el impacto en la naturaleza de la descarga.

Diferencia de condición subaguda de crónica.

La vaginitis subaguda y crónica varía en la duración del curso. En el segundo caso, no es solo una remisión de los síntomas, sino también brotes periódicos de la enfermedad. El recuento de la forma crónica comienza a partir de 6 meses desde el final del período agudo.

Cualquiera que sea la causa de la vaginitis, no se debe iniciar la enfermedad, someterse a un tratamiento en sí mismo ni interrumpirse hasta la mitad de la recuperación. De lo contrario, es fácil convertirlo en un compañero constante de la vida.

¿Por qué se desarrolla la enfermedad?

La vagina está adaptada para fricciones como miembro y sirve para tomar esperma y transportarla al útero. Es un tubo muscular, forrado desde el interior por un epitelio multicapa bastante fuerte. La capa superior de las células de la mucosa contiene una gran cantidad de glucógeno como suministro de carbohidratos. Se necesitan para alimentar la microflora normal de la vagina: palos de Dederlein o palos de ácido láctico.

Las bacterias descomponen el glucógeno y liberan ácido láctico en la cavidad vaginal. Dicho sistema crea una doble protección contra las infecciones: las varillas Dederlein cubren abundantemente la membrana mucosa y no dejan espacio para la reproducción de otros microorganismos, y el ambiente ácido es destructivo para la mayoría de las bacterias. Además, la mucosa diaria de autolimpieza. Sus células producen una pequeña cantidad de moco, que fluye por las paredes y elimina el epitelio descamado, la microflora normal muerta y los representantes del patógeno.

La cantidad de glucógeno en las células de la mucosa depende de la concentración de esteroides sexuales en la sangre. El estrógeno provoca su mayor deposición, y los progestágenos, en contraste, reducen la concentración de carbohidratos en el epitelio. La concentración de progestágenos es más alta antes de la menstruación, por lo que la mayoría de las vaginitis agudas y las recaídas crónicas ocurren durante este tiempo.

Por lo tanto, la vagina está protegida de forma fiable contra la influencia de agentes patógenos. Sin embargo, la enfermedad afecta anualmente a un gran número de mujeres. Los factores que contribuyen a la vaginitis son:

  • Lesiones del perineo después del parto y operaciones, debido a las cuales las paredes de la vagina ya no se cierran herméticamente y sus aperturas se abren.
  • embarazo, parto, aborto, hipofunción ovárica, menopausia - cualquier condición asociada con una disminución en la concentración de estrógeno en la sangre,
  • Enfermedades graves, infecciones, estrés severo, shock psico-emocional: todos estos factores conducen a una reducción significativa en la defensa inmunológica de una mujer.
  • incumplimiento de las normas de higiene personal: las bacterias patógenas se multiplican rápidamente en las secreciones, la sangre menstrual y pueden causar inflamación en la vagina,
  • trastornos metabólicos (diabetes mellitus): conducen a una deposición excesiva de carbohidratos en la membrana mucosa, picazón del perineo, procesos de cicatrización deteriorados,
  • descuidar un condón con relaciones sexuales aleatorias a menudo termina en vaginitis causada por patógenos de enfermedades venéreas.

¿Qué pasa con la inflamación?

La vaginitis es una enfermedad inflamatoria, pero los microorganismos patógenos no siempre son la causa de la inflamación. Cualquier factor dañino que dañe las paredes de la vagina lleva a ello. Por ejemplo, las relaciones sexuales ásperas, las duchas inexactas, el uso de detergentes agresivos para la higiene íntima. La causa de la inflamación puede ser una reacción alérgica al lubricante, un medio de anticoncepción, tampones.

La infección entra en la vagina de dos maneras:

  • Ascendente: desde el perineo, desde los labios pequeños y grandes, a través del vestíbulo de la vagina, desde el ano o la uretra.
  • descendente: desde los focos de infección crónica en el cuerpo junto con el flujo sanguíneo o el flujo linfático (dientes cariados, amigdalitis crónica, pielonefritis).

Las sustancias biológicamente activas se liberan de las células epiteliales destruidas. Dilatan los vasos sanguíneos, causando estasis sanguínea local. La permeabilidad de la pared vascular aumenta y, a través de ella, las células inmunes (leucocitos y plasma sanguíneo líquido) se liberan en los tejidos. Se desarrolla un edema de la membrana mucosa de la vagina y, en caso de daño grave, captura la capa muscular y externa del órgano.

Los productos de la descomposición afectan los receptores nerviosos sensoriales en la mucosa. El impulso de ellos se vuelve más intenso y la mujer siente incomodidad. La constricción de los receptores con tejido edematoso lo transforma en picazón o dolor.

Las células epiteliales secretoras comienzan a producir moco de manera intensiva para lavar las bacterias patógenas y los desechos celulares de la superficie mucosa de las bacterias patógenas. Clínicamente, este proceso se manifiesta por flujo vaginal. Si una porción significativa de leucocitos muere y se desarrolla una inflamación purulenta, entonces aparece una mezcla de pus en el moco. La destrucción de los pequeños vasos de la membrana mucosa hace que la descarga sea sangrienta. Los agentes causantes de las ITS causan una inflamación específica con una descarga característica del tracto genital.

¿Qué formas de colpitis existen?

Durante la duración de la enfermedad emiten:

  • vaginitis aguda - no dura más de 2 meses,
  • vaginitis subaguda: la inflamación persiste durante más de 2 meses, pero no más de seis meses,
  • Crónico: dura más de 6 meses, la colpitis adquiere un carácter de onda: los períodos de calma completa son seguidos por exacerbaciones.

Dependiendo de la causa de la inflamación:

  • vaginitis bacteriana (no específica) - es causada por estreptococos patógenos patógenos, estafilococos, bacilos,
  • Trichomonas - se desarrolla tras la infección de Trichomonas vaginalis, el agente causante de la tricomoniasis,
  • gonorrea: es causada por el gonococo, el agente causal de la gonorrea,
  • mycoplasmal - su causa es el micoplasma del parásito intracelular, transmitido sexualmente,
  • levadura - se desarrolla durante la reproducción del hongo Candida, condicionalmente patógeno, como el agente causante de la candidiasis bucal,
  • vaginitis atrófica: es causada por una disminución en la concentración de estrógeno en la sangre de una mujer durante la menopausia, durante la hipofunción ovárica o en caso de extirpación,
  • Vaginitis alérgica: se desarrolla después de la exposición de los alérgenos a la membrana mucosa de la vagina y la reacción de las células del sistema inmunológico.

Tipos de vaginitis por la naturaleza de la inflamación:

  • serosa - clara, descarga líquida,
  • mucosa: secreción espesa, viscosa, blanquecina, opaca,
  • vaginitis purulenta - secreción espesa, amarilla o verde amarillenta, opaca con un olor desagradable.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad?

Los síntomas de la vaginitis dependen de la causa de la inflamación y su gravedad. El bienestar general en las mujeres, por regla general, no sufre. La fiebre rara vez supera los 37-38. Fiebre alta, debilidad general, dolor severo en el perineo indican inflamación de todas las paredes de la vagina y tejido graso que rodea el útero.

Gonorrea

El patógeno se transmite sexualmente, los primeros signos de vaginitis aparecen 3-4 días después de tener relaciones sexuales sin protección. La mujer tiene dolor, una sensación de ardor en la vagina y una descarga mucosa-purulenta abundante. Este último puede contener películas blanquecinas - capas de células mucosas rechazadas.

En el examen, las paredes hinchadas e hiperémicas de la vagina son visibles, y en su superficie puede haber numerosos pequeños pezones de color rojo brillante. En casos severos, las membranas mucosas se encuentran en películas densas y blanquecinas, después de la eliminación de las cuales hay sangrado erosión. Los enfermos aparecen secreción sangrienta.

La vaginitis por cándida es familiar para la gran mayoría de las mujeres. A menudo culpan a las parejas sexuales por la enfermedad, pero ¿es la vaginitis de transmisión sexual? El hongo tipo cándida de levadura es representativo de la microflora condicionalmente patógena y vive asintomáticamente en la vagina de cada quinta mujer. Puede causar inflamación solo con una disminución significativa de la inmunidad, trastornos metabólicos y estado hormonal.

En primer lugar, se manifiesta picazón y sequedad de la vagina. Si los labios mayores están hinchados y son dolorosos, significa que la vulvovaginitis por hongos se ha unido a la colpitis. Después de un día o dos, aparece una descarga característica: blanca, en forma de granos de requesón con un olor agrio. Su abundancia puede ser diferente, en algunos casos, la vaginitis se desarrolla sin ellos.

Por lo general, una infección micótica se activa antes de la menstruación o durante el embarazo. Su característica desagradable es la frecuente cronización del proceso, como resultado de lo cual la mujer tiene recaídas de la enfermedad varias veces al año.

Atrófico

La mayoría de las veces es posmenopáusica, es decir, se desarrolla durante el período de la menopausia. Se distingue de otras vaginitis por el doloroso prurito y sequedad de la vagina. La descarga es escasa, viscosa, transparente, inodora. En el examen de la vagina, se ve una membrana mucosa de color amarillo pálido, en cuya superficie hay manchas hemorrágicas, magulladuras. La vagina se estrecha, las adherencias del tejido conectivo se forman en la bóveda posterior.

¿Cómo curar la vaginitis?

El tratamiento de la vaginitis se lleva a cabo de forma ambulatoria, no se requiere autorización de hospital. En la detección de patógenos de infecciones genitales, no solo una mujer sino también su pareja sexual se someten a un tratamiento. Una condición indispensable para tratar la vaginitis es el reposo sexual completo. Es importante no solo eliminar la inflamación, sino también restaurar la microflora dañada, la defensa inmune y eliminar los efectos del factor causal (desinfectar los focos de infección crónica, cambiar la higiene personal o la anticoncepción, compensar la diabetes diabetes).

El régimen de tratamiento incluye medicamentos locales y sistémicos. Los antibióticos se utilizan en el tratamiento de la vaginitis bacteriana:

  • con inespecíficos: comprimidos de amoxicilina, supositorios vaginales de clindamicina,
  • con trichomonas - dentro de Ornidazole, Metronidazole, Tinidazole tópicamente,
  • con hongos: una vez fluconazol, tapones vaginales, metamicina, isoconazol, econazol. En mujeres embarazadas consumen medicamentos locales: natamicina, etroconazol.

Después de un ciclo de antibióticos, se muestran supositorios vaginales con lactobacilos a la mujer: Acilact, Lactonorm. Son necesarios para restablecer la microflora habitual y la protección inmunitaria de la vagina.

Además, jeringas con:

  • soda - 2 cucharaditas en un vaso de agua, en 20-25 minutos, con una solución débil de permanganato de potasio,
  • Sulfato Zn - 2 cucharaditas en un vaso de agua con secreciones purulentas,
  • con una solución de protargol 3-10%: el medicamento se usa para la descarga persistente con pus,
  • 1-3% de solución de bórax - un remedio ayuda con la candidiasis.

Se recomienda que una mujer tome baños sedentarios una vez al día durante 10 a 15 minutos con una decocción de manzanilla, caléndula, hierba de San Juan y corteza de roble. Las velas de indometacina se utilizan para aliviar el dolor y la picazón.

Es difícil curar la vaginitis crónica, recurrente durante años. Además del curso de la terapia estándar, el ginecólogo utiliza los métodos de fisioterapia (terapia magnética, UHF, electroforesis), conecta la terapia inmunomoduladora, prescribe vitaminas. Las mujeres con inflamación crónica están indicadas como tratamiento en sanatorios y centros turísticos.

Síntomas y diagnóstico de vaginitis crónica.

La astucia de la vaginitis crónica es que las mujeres no siempre pueden sospechar la enfermedad. Los síntomas son muy inexpresivos, incluso pueden estar ausentes. Solo de vez en cuando, el paciente nota que hay una ligera picazón en el área genital o que la descarga adquiere un tono atípico.

Durante la exacerbación son posibles los siguientes síntomas:

  • abundantes blancos,
  • dolor durante el coito,
  • Prurito y ardor en la vagina.

Los síntomas de la forma subaguda son más pronunciados. Una mujer puede quejarse de dolor, un fuerte cambio en el color del blanco, la aparición de un olor desagradable de la descarga. La úlcera es posible en la mucosa vaginal, lo que hace que las relaciones sexuales sean muy dolorosas.

Las medidas de diagnóstico son el examen microscópico y otros métodos de laboratorio. Para hacer esto, se toma un frotis de la vagina y la uretra y se examina la presencia del patógeno. Para aclarar el diagnóstico utilizado en los estudios de PCR y ELISA.

La ecografía en la vaginitis crónica rara vez se realiza, solo en caso de sospecha de cambios patológicos en la vagina y en los órganos adyacentes.

Tratamiento de la vaginitis subaguda y crónica.

En la mayoría de los casos, los principios del tratamiento de la vaginitis subaguda y crónica son similares, solo cambia la dosis de algunos medicamentos y la duración del curso. Sin embargo, existen diferencias significativas según el tipo de patógeno. Si la enfermedad es causada por una microflora condicionalmente patógena, las alergias, la alteración hormonal, los agentes antibacterianos rara vez se recetan, y con vaginitis específica, la terapia con antibióticos es indispensable.

Terapia de forma no específica.

Antes de comenzar el tratamiento, se informa a una mujer sobre lo que se necesita cambiar en la vida. Hasta que se requiera una recuperación total para abandonar las relaciones sexuales, no para comer comidas picantes y grasas, es aconsejable excluir el alcohol y fumar.

En la etapa inicial de la terapia prescribió velas y soluciones:

  1. Metrogil. Un antibiótico de amplio espectro para la vaginitis crónica se administra en forma de un gel por vía intravaginal. Dosis de 500 mg por día, 10 días seguidos.
  2. Velas Neo-Penotran Forte. Uno por la noche, la duración del tratamiento hasta 14 días.
  3. Terzhinan. El ginecólogo establece el fármaco antibacteriano combinado, la dosis y la duración del tratamiento.
  4. Cápsulas vaginales de polizhinaks. Una cápsula al día, por la noche (justo antes de acostarse). El curso del tratamiento es de 12 días, pero el médico puede establecer un período más corto si hay razones.
  5. Tabletas vaginales de ginalgin. Una tableta por vagina por día, duración del curso hasta 10 días.

Después del uso de agentes antibacterianos, es necesario restaurar la microflora vaginal. Para ello, se prescriben diversos medios. Incluyendo los probióticos. En el tratamiento de la vaginitis subaguda o crónica, los medios indicados en la tabla tienen un buen efecto terapéutico.

Que es una enfermedad

La vaginitis es una inflamación de la membrana mucosa de la vagina causada por diversos factores. Esta es una patología tan común que casi todas las mujeres la enfrentan a lo largo de su vida.

No siempre se manifiestan signos de vaginitis (colpitis). A menudo la enfermedad es asintomática, por lo que la mujer no busca ayuda médica.

La vaginitis crónica se caracteriza por largos períodos de remisión, durante los cuales no hay manifestaciones obvias de la enfermedad. Esta condición puede durar años, los agentes infecciosos están inactivos. Pero tan pronto como aparece un factor provocador, se desarrolla un proceso agudo o subagudo.

La enfermedad prácticamente no se refleja en el estado general del cuerpo. Sin embargo, la vaginitis crónica es a menudo la causa de la infertilidad, ya que la infección a largo plazo en la vagina tiende a extenderse de forma ascendente.

Existen los siguientes tipos de esta patología:

Vaginitis infecciosa causada por microorganismos patógenos y condicionalmente patógenos.

Los microorganismos patógenos condicionales son parte de la flora normal de la vagina, pero se convierten en la causa de la inflamación solo en ciertas condiciones, con cambios en la acidez del medio ambiente.

La microflora patógena se divide en no específica y específica. Los patógenos no específicos incluyen:

  • estafilococo
  • estreptococos
  • E. coli
  • Cándida
  • virus del herpes.

Es la microflora inespecífica que con mayor frecuencia causa vaginitis crónica.

  • palo de gonorrea
  • Trichomonas,
  • clamidia
  • mycoplasma
  • ureplazma.

Por separado, vaginosis bacteriana aislada. Este es un tipo de vaginitis infecciosa causada por una violación de la composición de la microflora vaginal. Como tal, el patógeno no está determinado, pero los microorganismos patógenos de forma condicional se pueden encontrar en una mayor cantidad en la composición de la microflora de la vagina. Bajo su acción, la membrana mucosa se inflama, aparecen signos característicos de la enfermedad. En algunos casos, la vaginosis bacteriana es asintomática.

Inflamaciones no infecciosas de la mucosa vaginal pueden desarrollarse bajo la influencia de varios factores provocadores:

  1. Alergenos y productos químicos - látex, productos de higiene íntima.
  2. Alta temperatura - cuando duchas agua caliente.
  3. Orina: con fístulas urinarias, cuando el contenido de la vejiga entra regularmente en el lumen de la vagina.

No infeccioso también incluye la vaginitis atrófica, que puede desarrollarse en mujeres en la vejez debido a la sequedad vaginal debido a la falta de hormonas sexuales.

Causas de la vaginitis crónica

Para comprender cómo se desarrolla la inflamación de la membrana mucosa de la vagina, debe ser consciente de cómo los representantes de la microflora se relacionan entre sí y en qué condiciones.

La membrana mucosa de la vagina contiene un número bastante grande de microorganismos. Su crecimiento y reproducción dependen del estado ácido (pH). La acidez de la secreción vaginal está regulada por lactobacilos o palos vaginales. Con su contenido suficiente, se produce ácido láctico, que mantiene un cierto nivel de pH. Normalmente, no es más de 4.5, y este nivel de acidez inhibe el crecimiento de la microflora patógena.

El estado hormonal de una mujer, es decir, la capacidad funcional de los ovarios, afecta directamente la actividad vital de los lactobacilos.

Si el equilibrio hormonal se altera, por ejemplo, en el período climatérico, el contenido de lactobacilos disminuye. Por lo tanto, las mujeres en la vejez a menudo sufren de vaginitis atrófica.

Además de las hormonas sexuales, el contenido de lactobacilos está influenciado por el estado de inmunidad, la calidad de los alimentos y la higiene íntima, el estrés y diversas enfermedades, en particular, las enfermedades del sistema endocrino.

La composición cuantitativa y cualitativa de la microflora vaginal está influenciada por varios factores.

La calidad del esperma desempeña un papel importante en la colonización de bacterias patógenas mucosas, ya que durante cada relación sexual sin usar un condón ingresa una gran cantidad de microorganismos en la vagina.

Con una cantidad insuficiente de lactobacilos, la flora patógena condicional (estreptococos, estafilococos, candida y gardnerella) comienza a multiplicarse vigorosamente, y la inflamación de la mucosa se produce con síntomas característicos.

En cuanto a las bacterias específicas que provocan enfermedades de transmisión sexual (tricomonadias, gonococos y clamidia), su contacto con la mucosa vaginal causa inflamación, independientemente del estado de acidez. En la microflora normal de la vagina no se encuentran.

Los factores de riesgo para el desarrollo de vaginitis son:

  • relaciones sexuales sin protección con una pareja no examinada,
  • drogas hormonales no controladas,
  • dieta desequilibrada, incluyendo el consumo de alcohol, aficionado a la comida picante,
  • infecciones respiratorias y otras
  • Enfermedades endocrinas (diabetes y otras).
  • el embarazo
  • estrés frecuente
  • inmunidad reducida (incluida la infección por VIH),
  • hipotermia
  • Ropa interior sintética de larga duración.

Estos factores contribuyen a la transición del proceso crónico agudo y al desarrollo de crónicos primarios con signos clínicos no expresados.

Vale la pena señalar que la calidad de los alimentos desempeña un papel importante en la transición de la infección a la forma crónica. El hecho es que los productos alimenticios modernos, como los alimentos enlatados, la carne y los productos lácteos, contienen una cierta cantidad de agentes antibacterianos. Si usted consume regularmente este tipo de alimentos, existe el riesgo de que se produzca una violación de la microflora natural de la vagina y la supresión de las propiedades protectoras de la membrana mucosa. En este contexto, los agentes infecciosos pueden multiplicarse rápidamente y causar inflamación.

Por otro lado, los conservantes y antibióticos, que se utilizan en los alimentos, inhiben el crecimiento de algunas bacterias patógenas. El cuadro clínico de la inflamación está "manchado"; es posible que no haya signos claros y confiables de enfermedad. Но инфекция никуда не девается, бактерии длительно существуют и активируются при удобном случае.

La variante crónica del curso de esta enfermedad se caracteriza por un largo período de remisión y recaída. El flujo vaginal normal es un líquido incoloro, claro o blanquecino, inodoro y no causa irritación de la membrana mucosa de los genitales externos. Cuando se exacerba la vaginitis crónica, se presentan síntomas de inflamación aguda (o subaguda).

Signos de inflamación de la mucosa vaginal:

  1. Aumente la cantidad de descarga.
  2. Olor desagradable.
  3. Mucosa inflamada y edematosa.
  4. La consistencia inusual y el color de la descarga (espumoso, requesón, verde espeso).
  5. Prurito, ardor, malestar en la vagina.
  6. La micción dolorosa y el coito.

Además de los síntomas comunes, existen diferencias individuales según el patógeno específico. En la variante crónica, en el período de remisión, los pacientes pueden ser perturbados por cualquier cosa. O la incomodidad es tan insignificante que no pide ayuda médica. Los síntomas en este caso pueden pasar por su cuenta, al siguiente factor de provocación, y la infección permanecerá.

Causas de la enfermedad

Hay una gran cantidad de factores y circunstancias adversos, cuya presencia puede causar el desarrollo de vulvovaginitis subaguda. Se cree que esta forma de enfermedad ginecológica ocurre en los siguientes casos:

  • Lesiones mecánicas de la vagina, que fueron recibidas como resultado de golpes, caídas, relaciones sexuales intensas,
  • sexo desprotegido con diferentes parejas sexuales,
  • trastornos circulatorios en los órganos pélvicos,
  • reacción alérgica a las fibras sintéticas de la ropa interior,

  • disbacteriosis dentro de la vagina, causada por el uso prolongado de anticonceptivos hormonales o fármacos antibacterianos,
  • mala nutrición y deficiencias nutricionales (vitaminas, minerales, aminoácidos, proteínas, grasas y carbohidratos),
  • Inmunodeficiencia sistémica de la sangre cuando se altera la síntesis de células inmunitarias debido a la presencia de enfermedades autoinmunes o patología hereditaria.
  • Inflamación crónica de los ovarios y trompas de Falopio.
  • diabetes tipo 1 o tipo 2
  • Cirugías recientes en el sistema urogenital.
  • El proceso oncológico de origen maligno, que se produce en los tejidos epiteliales de la vulva, aún no se ha identificado.

Además, con bastante frecuencia el tipo subagudo se encuentra en mujeres que son portadoras de la infección por VIH, pero aún no son conscientes de su estado positivo, lo que se refleja en el sistema inmunológico en general.

¿Cómo y qué tratar la vaginitis subaguda?

Las tareas principales para el médico en el proceso de tratamiento del paciente, que se dirigió a él para obtener asistencia médica con las quejas relevantes, son la normalización de la flora bacteriana de la vagina, la eliminación de los síntomas patológicos, la estimulación del sistema inmunológico y la prevención del posible desarrollo de complicaciones. Para ello, se utilizan los siguientes medicamentos para la mujer enferma:

  • Comprimidos intramusculares y antibióticos, que se seleccionan en función de la composición bacteriana de la cavidad vaginal,
  • administración vaginal de supositorios antiinflamatorios que contienen componentes antimicrobianos que estabilizan la vulva microflora,
  • Adherencia a una dieta especial que restrinja el consumo de dulces, panadería, confitería,
  • lavado de órganos genitales internos con manzanilla, caldo de hierba de San Juan, salvia, tomillo,
  • tomar medicamentos que contienen bacterias beneficiosas que estabilizan el equilibrio de la microflora en el intestino (existe una relación directa entre el desequilibrio de los microorganismos en el sistema digestivo y los genitales internos de una mujer),
  • eliminar todos los focos de posible infección que se encuentran en los tejidos del cuerpo (dolor de garganta, dientes no tratados, daño a órganos vitales),
  • Lubricación de la mucosa vaginal con cremas y geles Metrogil, Hexicon, Neo Penotran,
  • Remedios populares como método adicional.

Si la enfermedad es causada por Trichomonas, entonces las tabletas Metronidazole y Trichopol son efectivas. Para que después del tratamiento, la enfermedad no reaparezca en forma de recaída. Es necesario realizar una terapia paralela del sistema urinario de la pareja, ya que hay un 85% de probabilidades de que sea portador de microflora patógena. y en el proceso de la primera intimidad nuevamente para saturar las paredes de la vulva con microbios patógenos.

Causas de la enfermedad y sus tipos.

Junto con las razones anteriores, los organismos virales que se encuentran en el sistema reproductor femenino se consideran la base para el inicio de la vaginitis subaguda. La patología específica de los provocadores son:

La penetración en los órganos genitales internos se produce a través de las manos sucias, la ropa vieja. El daño a las membranas mucosas vaginales por medios mecánicos a menudo provoca vaginitis. Casos frecuentes de niñas de la infancia, adolescentes. La causa más probable de estos casos es la infección viral a través del torrente sanguíneo.

Especialistas-ginecólogos diferencian vaginitis subaguda y formas crónicas. El primer caso es causado por el estado de la mucosa vaginal, que está predispuesto a una mayor progresión de la patología. Esta etapa debe alentar al paciente a pensar en los cambios en el estilo de vida, ya que la siguiente etapa en el desarrollo de la enfermedad es la vaginitis crónica. Existe una característica regular de reanudación de la enfermedad de los órganos genitales femeninos. La mayoría de las niñas que no han completado su tratamiento pueden no estar conscientes del desarrollo de vaginitis crónica. Solo cuando sienten ciertas manifestaciones, se dan cuenta de la presencia de la enfermedad.

El período de debilitamiento de la enfermedad se acompaña de una manifestación más bien débil de los síntomas, la enfermedad puede persistir en el cuerpo de la mujer durante bastante tiempo, varios meses e incluso años. Varios factores provocadores pueden causar un agravamiento agudo del estado de remisión de la patología: el período de gestación del feto por parte de la mujer, la infección transferida. La vaginitis no puede causar daños graves a la salud general de todo el cuerpo, pero este estado de cosas no debe disminuir la vigilancia de la bella mitad de la humanidad, porque la mayoría de las niñas que no pueden quedar embarazadas tienen un historial de vaginitis crónica en la historia de la enfermedad.

Tipología de la enfermedad.

Los principales tipos de la enfermedad se basan en patógenos infecciosos. Se clasifican según su tipo de origen:

  • vaginitis bactericida,
  • vaginitis fúngica,
  • vaginitis viral,
  • Vaginitis por trichomonas,
  • vaginitis por clamidia.

Junto con los tipos clave de la enfermedad, la vaginitis puede variar en:

  • signos clínicos agudos, subagudos, crónicos,
  • signos de la edad - patología en niñas de niños, adolescentes, mujeres con función reproductiva activa, después de la menopausia,
  • signos excitables - estándar y no estándar,
  • Características contextuales: el período postoperatorio, el parto pospuesto, el resultado de un aborto, una reacción alérgica.

Tratamiento de la vaginitis

La terapia de la forma subaguda de la enfermedad se lleva a cabo independientemente de las características de la edad del paciente, la tipología de la enfermedad inflamatoria y las complicaciones que la acompañan. Lograr un resultado efectivo de la terapia requiere un efecto complejo. El proceso de combatir la enfermedad implica el uso de drogas direccionales, cuya tarea es la eliminación completa de patógenos infecciosos de la patología.

El principio fundamental del tratamiento de la vaginitis subaguda se basa en un examen completo del cuerpo de laboratorio y el nivel clínico de la mujer.

Habiendo diagnosticado la enfermedad, determinando su tipo, el ginecólogo prescribe el curso correcto de tratamiento. Las acciones y decisiones de los médicos para eliminar la enfermedad desagradable están limitadas por muchas circunstancias que determinaron el progreso de la vaginitis. En la mayoría de los casos, las medidas terapéuticas están dirigidas al fortalecimiento general del cuerpo de la mujer, la eliminación de plagas y patógenos bacterianos y la eliminación de procesos inflamatorios en la vagina.

El uso de procedimientos locales se considera bastante común. En tales situaciones, aplique lavado, duchas, baños basados ​​en medicamentos, supositorios vaginales. La curación garantizada solo es posible después de un examen obligatorio de cada una de las parejas sexuales. Para evitar la recurrencia, la reinfección de los órganos genitales, durante el tratamiento, absténgase de tener relaciones sexuales o use condones. 2 veces durante el día, es necesario tomar un baño higiénico, una ducha de partes íntimas del cuerpo. El período de flujo menstrual en una mujer es particularmente peligroso, las medidas de higiene son cada vez más frecuentes, deben usarse después de cada cambio de productos de higiene personal.

Un niño con vaginitis requiere la atención más completa y regular. Una vez eliminada la poca necesidad, la niña debe lavarse con agua tibia excepcionalmente limpia.

La ropa interior se lava, usando solo detergentes que no causen irritación alérgica de partes íntimas del cuerpo de la niña. Los lugares afectados por la picazón deben protegerse de los arañazos, de lo contrario aumentará la probabilidad de nuevos parásitos infecciosos.

El tiempo de tratamiento se acompaña de una dieta ligera: la ingesta de alimentos picantes y salados está completamente excluida, las bebidas alcohólicas están estrictamente contraindicadas.

Medidas preventivas

La ropa interior sintética y los pantalones ajustados sirven como una excelente plataforma para el desarrollo de esta enfermedad. La prevención de la vaginitis crónica, que excluye la exacerbación de la enfermedad, recomienda el uso de productos lácteos fermentados en los alimentos, el uso de preparaciones específicas para el cuidado de áreas íntimas basadas en bacterias de la leche fermentada.

La vaginitis aguda progresa debido a la infección de clamidia y tricomonas. La prevención de la enfermedad implica el uso de anticonceptivos de tipo barrera.

¿Qué es la vaginitis crónica?

La colpitis, o vaginitis, se llama inflamación de la membrana mucosa que recubre la vagina. A menudo, el proceso inflamatorio involucra los genitales externos (vulva). En este caso, la enfermedad se llama vulvovaginitis. Tal vez la enfermedad se puede considerar como la más común entre las mujeres en edad reproductiva, por lo que muchas de las personas de sexo justo tratan la vaginitis con una atención insuficiente, subestimando erróneamente su peligro; el tratamiento tardío de la colpitis puede provocar la pérdida del deseo sexual, la propagación de infecciones y la infertilidad.

La vaginitis crónica a menudo se convierte en una consecuencia de inflamaciones infecciosas agudas de la vagina que no reciben tratamiento, y que pasan a una fase prolongada, aunque en algunos casos esta enfermedad puede volverse crónica de inmediato, como ocurre con las formas seniles o atróficas de la enfermedad.

Síntomas de la enfermedad

En primer lugar, debe decirse que el cuadro sintomático de vaginitis crónica, en comparación con la forma aguda de la enfermedad, es bastante borroso. Los síntomas pueden empeorar y disminuir de vez en cuando. Estas exacerbaciones suelen estar asociadas con el ciclo menstrual, el embarazo, los períodos de disminución de la inmunidad, por ejemplo, durante las epidemias estacionales de ARVI, etc. En muchos casos, una mujer recuerda la colpitis solo cuando una vez más se da a conocer y comienza a causarle una enfermedad grave. malestar

A qué signos de patología se debe prestar atención:

  • Descarga de diferentes texturas: espesa, líquida o cremosa, con un olor desagradable.
  • plenitud vaginal, picazón y ardor,
  • malestar y, a veces, la sensación de dolor durante el coito, lo que conduce a una disminución de la libido,
  • detectar inmediatamente después del coito,
  • Malestar al orinar.

Los anteriores son signos comunes para todos los tipos de colpitis. Sin embargo, también hay manifestaciones específicas, dependiendo del tipo de patógeno.

Pin
Send
Share
Send
Send