Prohibiciones

¿Es posible acudir al ginecólogo con el mensual? ¿Qué restricciones existen?

Pin
Send
Share
Send
Send


La mayoría de las mujeres prefieren ignorar la necesidad de una visita al ginecólogo, y es en vano. Idealmente, este especialista debe ser visitado al menos dos veces al año, si estamos hablando de una inspección de rutina. ¿Es posible acudir al ginecólogo con la mensualidad? Cabe señalar que la respuesta a esta pregunta es ambigua y depende de una serie de factores de terceros.

¿Qué es un examen ginecológico?

Muchos representantes de la bella mitad de la humanidad apenas comprenden que es la especialidad de un ginecólogo y por qué este procedimiento existe en general. El examen ginecológico es un evento extremadamente importante que le permite controlar el estado actual de salud de los órganos genitales, incluidos los internos, para diagnosticar diversas enfermedades en las primeras etapas de desarrollo, para llevar a cabo muchas manipulaciones, incluida la instalación de anticonceptivos mecánicos.

La ginecología moderna tiene un alto nivel de desarrollo. Por primera vez, una visita a un médico especializado debe ocurrir tan pronto como la adolescencia, preferiblemente cuando llegan los primeros períodos. Cabe señalar que la menopausia no tiene ningún efecto sobre la necesidad de un examen ginecológico regular. Por el contrario, en vista de los cambios relacionados con la edad, la salud del sistema reproductivo, que ya no cumple su función principal, debe ser monitoreada con especial atención.

La inspección de las vírgenes es completamente diferente a las niñas que tienen relaciones sexuales. Es sobre esta base que el ginecólogo hace la pregunta apropiada antes de comenzar la recepción. En este caso, el médico siente los genitales insertando un dedo en el recto. Si no se observan anomalías, la inspección finaliza.

En cuanto a las mujeres que ya han tenido relaciones sexuales, aquí se usa un examen vaginal, utilizando varias herramientas, como un espejo. Si la observación visual no produjo nada, pero algo molesta al paciente de todos modos, se toma una muestra de flujo vaginal para su análisis. También se pueden realizar exámenes de sangre y orina. El ultrasonido también proporcionará mucha información útil.

Una inspección similar se lleva a cabo en el caso de mujeres que dan a luz. La única diferencia es que se utiliza un espejo grande.

Un examen ginecológico le permite determinar el estado del útero y la vagina, la posición actual de los órganos genitales internos (del mismo útero, trompas de Falopio, ovarios), para estudiar la naturaleza de las secreciones, su consistencia, olor, color y cantidad. Según estos datos, un médico competente en algunos casos puede hacer el diagnóstico correcto.

La opción ideal para visitar a un ginecólogo es el tercer día después del final de la menstruación. Sin embargo, no siempre es posible visitar al médico durante este período. Por lo tanto, no es raro acudir a un ginecólogo durante la menstruación, aunque esta solución dista mucho de ser óptima.

¿Por qué no se recomienda visitar a un ginecólogo durante los días críticos?

Debe comprender que cualquier mujer no se sentirá muy cómoda en el consultorio del médico cuando tenga sus períodos menstruales. Esto causa no solo molestias físicas, sino también morales. Además, la menstruación e interfiere con el médico. En general, los factores que causan una visita no óptima al ginecólogo durante este período, se pueden dividir en dos grupos:

Dicha inspección tiene varias limitaciones, ya que puede provocar varios problemas de salud:

  • durante la menstruación, el lumen del cuello uterino aumenta significativamente; esto es necesario para proporcionar al útero una limpieza de alta calidad de las secreciones sanguíneas, incluidos, entre otros, los restos de endometrio exfoliado, la membrana mucosa del órgano. La expansión aumenta significativamente el riesgo de infección del útero, lo que puede ocurrir como resultado del contacto con instrumentos mal desinfectados.
  • El factor anterior causa una sensibilidad demasiado alta del útero. Debido a esto, es muy fácil dañar las herramientas utilizadas. Como consecuencia - aumento del sangrado,
  • Los días críticos reducen el umbral del dolor. Incluso una inspección cuidadosa y suave puede llevar a un dolor severo, que traerá mucha incomodidad a una mujer.

Incluso esta pequeña lista es suficiente para pensar bien antes de una visita al ginecólogo durante el período.

La menstruación ofrece ciertos inconvenientes para el médico:

  • Es imposible realizar una inspección visual completa de los genitales. Una gran cantidad de sangre dentro de la vagina lo prevendrá en todos los sentidos. El significado mismo de visitar una oficina ginecológica se pierde. Este es especialmente el caso cuando los días críticos están en pleno apogeo,
  • la incapacidad de obtener una imagen detallada del estado general del cuerpo femenino, basándose en los resultados de los análisis de sangre u orina. El hecho es que la menstruación tiene el efecto más fuerte en el cuerpo, incluida la sangre, causando un cambio temporal en su composición química. En consecuencia, los datos obtenidos serán distorsionados, incompletos o generalmente incorrectos. Vale la pena señalar que el análisis de orina, en principio, puede llevarse a cabo. Pero esto requiere insertar un catéter especial en la vagina. El procedimiento es complejo y puede ir acompañado de dolor. A su recurso solo en los casos más extremos,
  • En vista del hecho de que las manchas de sangre menstruales dentro de la vagina y el útero, todo en un tinte rojo, será prácticamente imposible para un especialista evaluar el color, el olor y la consistencia de las secreciones vaginales comunes. No se puede hacer una prueba para determinar la presencia de cualquier infección o evaluar el estado de la microflora local; el análisis seguirá siendo incorrecto, debido a la presencia de sangre.
  • Durante la menstruación, el útero cambia su posición debido a los requisitos fisiológicos correspondientes del cuerpo. Por lo tanto, el médico no podrá determinar la exactitud de la posición de los órganos genitales internos, ya que se moverán por un tiempo.

Cuándo acudir al ginecólogo durante la menstruación.

A veces hay situaciones en las que visitar una oficina ginecológica se convierte en una prioridad, independientemente de si van o no mensualmente. Esto es especialmente cierto cuando la menstruación se acompaña de procesos patológicos obvios, a saber:

  • sangrado profuso, mezclado con descarga grumosa,
  • dolor abdominal bajo severo y persistente,
  • periodos prolongados,
  • Incremento de la temperatura corporal, tanto antes del subfebril como del calor.
  • color inusual del flujo menstrual,
  • la aparición de un olor fétido característico,
  • sensación de picazón y ardor en el área genital,
  • Sensaciones dolorosas en las glándulas mamarias.

Todos los problemas anteriores indican que la menstruación es patológica, por lo tanto, debe someterse de inmediato a un examen apropiado por parte de un ginecólogo. De lo contrario, la enfermedad actual puede desarrollarse aún más, por lo que será muy difícil enfrentarla más adelante.

Si hay una emergencia, debe olvidarse la incomodidad para la mujer y para el especialista. Dado el hecho de que un examen completo es aún imposible, por las razones descritas anteriormente, la tarea del ginecólogo es determinar la naturaleza de las secreciones patológicas, las sensaciones dolorosas y otros síntomas que indican la presencia de problemas. Para hacer esto, el médico inspeccionará visualmente los genitales y los dirigirá a un estudio especial, por ejemplo, una ecografía.

Las mujeres que han dado a luz recientemente no deberían sentirse avergonzadas por sus días críticos si se caracterizan por la presencia de una serie de problemas. Estos incluyen tradicionalmente el endurecimiento de la mama, un aumento significativo en el sangrado, períodos demasiado largos y dolor agudo en el abdomen.

Como regla general, la presencia de la menstruación no será un obstáculo importante para la formulación del diagnóstico correcto y el nombramiento de un tratamiento eficaz.

Preparación adecuada para visitar la consulta ginecológica.

Un ginecólogo es un especialista que trata un área específica del cuerpo femenino. Por lo tanto, se recomienda encarecidamente que se prepare cuidadosamente para su visita. Esto es necesario no solo para sentirse lo más seguro posible, sino también para brindar al médico las condiciones óptimas para el examen, ya que determina directamente qué tan bien se realizará y si será posible obtener datos suficientes sobre su base para un diagnóstico correcto.

La preparación para una visita a la clínica ginecológica consta de varias etapas, algunas de las cuales son las mismas para las mujeres que tienen períodos mensuales y las que ya las han completado. En primer lugar, necesitas prepararte psicológicamente. Es imperativo que se requiera entrenamiento moral, convenciéndose a uno mismo sobre la costumbre del próximo procedimiento, ya que el ginecólogo es el mismo médico que todos los demás. Vale la pena señalar que es muy difícil estabilizar su estado psicológico durante el período de días críticos, lo que se debe a la interrupción hormonal continua.

Un día antes de la inspección se recomienda encarecidamente no tener relaciones sexuales. Esto se aplica no solo cuando no hay períodos, sino también cuando lo son, porque muchas parejas consideran este período como la mejor protección contra el embarazo no deseado. La esencia del problema radica en el hecho de que en la vagina (suponiendo que no se usen condones) seguirá siendo una pequeña cantidad de líquido seminal. Esta es una microflora extraña, por lo tanto, se garantiza que distorsiona los resultados de las pruebas de frotis de la vagina.

En cuanto a la microflora natural de una mujer, se puede alterar si se toman antibióticos y antimicóticos. Si es posible, debe esperar entre 10 y 14 días después del final de esta terapia, y luego debe visitar la oficina de ginecología.

Antes de visitarlo, se recomienda llevar a cabo las medidas de higiene normales. Asegúrese de usar ropa limpia; respétese a sí mismo y al trabajo de un ginecólogo. Para evitar molestias durante el examen, así como la vergüenza, se debe vaciar la vejiga. Lo mismo se aplica a los intestinos, especialmente si los hay mensualmente. En este caso, el médico puede realizar una palpación de los órganos genitales internos a través del recto.

¿Puedo ir al ginecólogo durante la menstruación? Esto no se recomienda porque complica el trabajo del médico, pero cuando surge la necesidad parece posible. Lo principal aquí - no seas tímido. La salud de la mujer es muy frágil y necesita ser monitoreada regularmente.

Pin
Send
Share
Send
Send